La ciencia no tiene género

Existen esfuerzos a nivel mundial, y también en la UdeG, para romper estereotipos y la tradicional vinculación del género a las carreras, que redunda en una escasa participación de las mujeres en las disciplinas científicas conocidas como STEM

470

Este 11 de febrero se conmemora el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, una ocasión para recordarnos el papel relevante que ocupan las mujeres como científicas a nivel mundial; sin embargo, existen factores que no favorecen la incorporación femenina al campo de la ciencia.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) señala que las mujeres suelen recibir becas de investigación más modestas que los hombres; tienen carreras más cortas y peor pagadas; su trabajo está poco representado en las revistas de alto impacto y es frecuente que no se las tenga en cuenta para los ascensos en los centros de investigación y estudios superiores.

Ellas representan solo el 33.3% de todos los investigadores; el 12% de los miembros de las academias científicas nacionales son mujeres y de los 629 personas laureadas con el premio Nobel en las áreas del conocimiento de la física, la química y la fisiología (o medicina), solo hay 23 científicas.

En México la situación no es halagüeña, pues de los 35 mil 178 miembros del Sistema Nacional de Investigadores en 2021, 38.1% son investigadoras y de los 2 mil 935 miembros de la Academia Mexicana de Ciencias, 25.6% son mujeres, aunque cabe destacar que en el área de las Ciencias Exactas solamente representan un 15.5%.

Una de las características que se observa en la escasa participación de las mujeres en la ciencia es la tradicional vinculación del género a las carreras. En nuestro país, sólo tres de cada diez profesionistas mujeres eligieron carreras relacionadas con ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, las llamadas disciplinas STEM (por sus siglas en inglés), porque prevalece la participación de las jóvenes en los campos de la administración, la medicina, la educación y las ciencias sociales.

De acuerdo con un estudio realizado por Movimiento STEM, existe desinterés de las jóvenes de bachillerato por estudiar alguna carrera en estos campos del  conocimiento. De 10 mil estudiantes encuestadas en la Ciudad de México y el Estado de México, solamente un 6% refirió estar interesada en realizar estudios en estas disciplinas.

En el mapeo que hace la UNICEF sobre la igualdad de género en las disciplinas STEM, se muestra que la baja representación de las mujeres está determinada por estereotipos, prejuicios y normas de género, por ejemplo, un 70% de ciudadanos en 34 países asociaron la ciencia con hombres más que con mujeres; o el hecho de que en América Latina entre el ocho y el 20% de los profesores de matemáticas de sexto grado creen que el aprendizaje de las matemáticas son más fáciles para los niños; o en Chile, Hungría y Portugal un 50% de los padres esperan que sus hijos tengan una carrera STEM, pero la expectativa para sus hijas es menos del 20%.

Estos son elementos que inhiben a las niñas para sentirse identificadas y atraídas hacia el estudio de una carrera en STEM.

Es de resaltar que se hacen esfuerzos para promover la orientación de las vocaciones en las niñas, adolescentes y jóvenes en múltiples organismos e instituciones en el mundo.

Desde el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías, de la Universidad de Guadalajara, se han orientado distintas acciones al acercar la ciencia y la tecnología a los espacios educativos y asociaciones civiles para despertar la curiosidad y el entusiasmo en niñas y adolescentes, desde la premisa que la ciencia es divertida; en este esfuerzo colaboran científicas que comparten su conocimiento y experiencia para despertar el interés por una carrera STEM.

Los resultados aún son incipientes, pero en la medida en que las niñas estén mejor informadas, que visibilicen el liderazgo de las investigadoras y que establezcan una relación de empatía con la carrera científica, podremos contribuir a romper estereotipos que permanecen y benefician solo a una parte de la población: los hombres.