Juan Carlos Flores Carreón

429

Sólo tiene un año y ocho meses en el atletismo y ha ganado 11 medallas en el plano nacional e internacional, en su mayoría de oro. El último logro de Juan Carlos Flores Carreón, estudiante de tercer semestre de la Preparatoria 9, de la Universidad de Guadalajara, fue obtener el tercer lugar en los Juegos Parapanamericanos Juveniles, en la categoría de 100 metros planos para ciegos y débiles visuales.
En la competencia, realizada en Buenos Aires, Argentina, del 12 al 21 de octubre pasados, registró una marca de 12 segundos 21 centésimas, que le mereció su primera medalla internacional.
El bachiller indica que es el primer logro que conquista en su preparación para competir en los Juegos Paralímpicos en Río de Janeiro, en 2016, una de sus máximas metas.

¿Cómo iniciaste en el atletismo?
Inicié como corredor, por invitación de un entrenador del Consejo Estatal para el Fomento Deportivo (Code), quien me llevó a entrenar un día por semana, ya que en ese momento estudiaba la secundaria. Poco tiempo después participé en mi primera competencia, en la categoría de relevos 4 x 100 y ahí gané mi primera medalla. Fue de plata.

¿Qué te apasiona de este deporte?
Me gusta correr, me encanta la velocidad, sentir el viento cuando vamos corriendo. Competir me provoca una emoción increíble, además de nervios y adrenalina al momento de escuchar a los que van corriendo a un lado. Al final, en la meta, cuando mi guía me dice que ganamos, es una alegría indescriptible y mucha satisfacción.

¿Cuál es tu próxima meta?
Me estoy preparando para llegar a los Juegos Paralímpicos en Río de Janeiro y por eso debo dar los tiempos requeridos, y antes pasar por Juegos Centroamericanos y otros, para lo que entreno de lunes a viernes, de 8:00 a 10:00 de la mañana. Hasta ahora mi récord personal es de 12 segundos 8 centésimas

¿Tener una discapacidad ha sido una barrera para conseguir tus objetivos?
Ser ciego no es impedimento. El traslado para entrenar, ir a estudiar y regresar a mi casa es agotador, pero pienso seguir corriendo y preparándome, porque en el futuro quiero estudiar una licenciatura, tal vez relacionada con la música, materia que me apasiona.
Creo que en México hace falta una cultura de derechos y atención a las personas con discapacidad, porque gran parte de la sociedad no entiende lo que significa no tener la capacidad de la visión. Piensan que no podemos hacer nada y que somos débiles. Debemos trabajar más en una cultura incluyente.

¿Cuál es tu principal motivación?
Siempre lo han sido las personas que se la ven más difícil que yo, y a pesar de cualquier discapacidad siguen adelante con alegría. En lo personal, esa es mi motivación y el ejemplo que me ayuda a no dejarme derrotar. A esas personas las quiero como a mi familia, porque sé que comprenden lo capaces que podemos ser, a pesar de nuestra discapacidad. Alguien que siempre me ha apoyado es mi madre y sé que de alguna manera mis hermanos. También los entrenadores y compañeros con discapacidad, así como amigos de la escuela y profesores de la UdeG. Su acompañamiento ha sido fundamental y me llevan a pensar que debo salir adelante, a pesar de las dificultades o barreras.

Artículo anteriorLos que no debieron morir
Artículo siguiente100 años y contando