Javier Audirac

896

El fervor por la música lo condujo a Radio Universidad de Guadalajara. Fue locutor y productor de los programas La Femme y Nouvelle Extravagance. Recientemente inició una nueva aventura con Jukebox, espacio dedicado a la música electrónica de vanguardia que se transmite todos los martes a las 22:00 horas. A finales de 2007 fundó su propio sello discográfico, Happy Garlic, el cual pretende consolidarse como una opción para nuevos proyectos. Las primeras grabaciones se presentarán el 27 de agosto, a las 21:00 horas, en Estudio Diana.

música

Es precisamente la vida misma. Si no existiera la música, no seguiría vivo. Ha sido mi compañera desde pequeño. Cuando no hay música, yo mismo la invento con los sonidos que hay en la calle. Me considero una persona muy sensible, la música me puede estremecer, relajar o poner en estado de euforia, simplemente me dejo llevar. Escucho desde cosas pasivas, hasta sonidos estridentes. Es recomendable oír todo tipo de géneros, para poder decidir si te parecen buenos o no.

escena

Hace cinco años la música electrónica tenía bastante difusión, sellos como Nopalbeat o Abolipop acaparaban la atención. En 2005 siento que ocurre una ruptura, cuando se realiza el primer Festival Internacional Sonorama, fue muy grato descubrir a grupos como Descartes a Kant, que ya trabajaban desde antes, Marlento, Movus y Sapho. De allí nació mi inquietud por ver qué estaba ocurriendo. Paralelamente apareció el colectivo Nine Corners, con bandas como Sutra y Tres Colores, veías que algo iba a ocurrir en Guadalajara. Muchos proyectos me sorprenden, me encanta escuchar demos o hacer el scouting en MySpace, para saber qué bandas nuevas hay en la zona.

vinilos

Hay muchísimos coleccionistas aferrados que no quieren comprar más discos compactos, mucho menos descargar un MP3. Ellos quieren el objeto, el vinilo. Por ejemplo, el caso de la compañía 4AD; los que llegamos a tener el arte era impresionante, ahora se están reeditando todas esas cosas, lo que permite que la gente tenga acceso. En Happy Garlic planeamos sacar vinilos, esto será a corto plazo.

concierto

David Bowie, 1997, en la ciudad de México. Presentaba el Tour Earthling. El cartel fue un poco irreverente, abrió Control Machete, posteriormente salió Erasure. La primera rola que tocó Bowie fue “Quicksand”, pensaba que la gente que derramaba lágrimas en los conciertos era fantoche, pero a los 30 segundos de la canción yo estaba llorando. Terminó el concierto y no sabía si estaba en la ciudad de México o Nueva York, caminaba como dormido, entre sueños.

happy garlic

El sello nace a mediados del año pasado. Tenía la inquietud de hacer mi propia disquera, ya que anteriormente trabajé en Abolipop y poco después colaboré en un Net Label que se llama Poni Republic. No terminé mal con nadie de los antes mencionados, sólo era la necesidad de tener algo para mí. Es llevar a la vida real un sueño, ver los discos editados es muy satisfactorio. En este momento promocionamos el compilado Trippy Garlic, el disco Well, Well Mr. Whale, de Suave As Hell y el EP de Marlento, que es una edición limitada. Hay que mostrar lo que se hace en Guadalajara, muchos lugares tienen en la mira a esta ciudad.

jukebox

En este nuevo proyecto hago mancuerna con el Cheto, a quien considero uno de los melómanos más respetables de la ciudad. Ya habíamos trabajado juntos en programas especiales con muy buena dinámica, a la gente le gustó, de allí sale Jukebox, que se enfoca a la música electrónica. No utilizamos guión, yo confío en que Cheto va a llegar con música novedosa y refrescante, y él lo mismo conmigo. El programa es libre cien por ciento. Es una rocola que podría estar en la esquina de cualquier bar o cantina y que toca melodías agradables.

grupo

The Velvet Underground es uno de mis grupos favoritos. Podemos ver su trascendencia y vigencia hasta el día de hoy. Con temas como “Sister Ray”, que dura 17 minutos, te das cuenta del nacimiento del Lo-Fi. El trabajo que hacía John Cale era muy interesante y Lou Reed es una de las primeras figuras de culto. Estos tipos se pasaron por el arco del triunfo su época, donde todo mundo le entraba al amor y paz. Crearon un concepto completamente en blanco y negro, totalmente avant garde.