Jalisco, con mayor población del cocodrilos de río en el Occidente

Investigadores del Reptilario Cipactli coordinan un estudio de monitoreo de crocodylus acutus en la región del Pacífico Norte que comprende los estados de Sinaloa, Jalisco, Nayarit y Colima

904
Foto: Abraham Aréchiga

Jalisco es uno de los estados del Occidente del país con mayor promedio de cocodrilos de río, de acuerdo con un estudio que inició a finales de 2021 y que es coordinado por investigadores del Reptilario Cipactli, del Centro Universitario de la Costa, con la intención de conocer el estado de esta especie en cuatro entidades.

Pablo Hernández Hurtado, uno de los responsables del Reptilario Cipactli, dijo que de agosto a diciembre del año pasado un grupo de especialistas monitorearon -de manera inicial- 25 sitios de Sinaloa, Colima, Nayarit y Jalisco con una cobertura de 530.74 kilómetros lineales de canales de río.

En los cinco sitios de monitoreo en Sinaloa los académicos pudieron localizar un promedio de 9.7 cocodrilos por cada kilómetro; en siete lugares de Nayarit se ubicaron 3.7 cocodrilos por kilómetros, en tanto que en 10 lugares de río de Jalisco fueron localizados 13.5 individuos por cada kilómetro y en los cinco lugares de Colima hay un estimado de 6.9.

“Son los primeros indicios de cómo se encuentra la zona. Encontramos tanto índices de crías, lo cual nos implica que sí hay reproducción, y que los ambientes se encuentran calificados entre 8.4 y 8.7 (en una escala del 1 al 10) en cuanto a la evaluación de elementos como contaminación, vegetación, tipo de fauna, entre otros. Son sitios bien conservados con individuos con capacidad de reproducirse”, explicó.

Foto: Cortesía CUCosta

Los investigadores y responsables del Reptilario Cipactli, Pablo y Helios Hernández Hurtado, coordinan el estudio “Implementación del programa de monitoreo de crocodylus acutus en la región de coordinación MXRC7 Pacífico Norte” que tendrá una duración de cinco años y en el que especialistas de universidades de los cuatro estados buscan conocer la evolución de esa especie de reptil.

Además de la observación, los especialistas estudiarán la genética de al menos 40 individuos en la región, en una primera fase para conocer a profundidad su estado de salud y reproducción.

Aunque los resultados del primer monitoreo son satisfactorios, será necesario tener nuevas visitas para tener un panorama más certero de la situación de estos cocodrilos y la eficacia de las estrategias de conservación y preservación..

“Hay que hacer un estudio a más largo tiempo para contestar esas preguntas, porque la explicación en todos los estados puede ser diferente porque hay diferentes usos, por ejemplo la costa de Nayarit y Sinaloa tiene mucha actividad pesquera y para el uso de manglares”, que es el hábitat de esta especie.

El financiamiento para el estudio fue posible gracias a los recursos propios de cada universidad, además de recursos de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad del gobierno federal.