Inflación podría alcanzar un 16 por ciento

286

Al cerrar el mes de julio la inflación podría ubicarse en alrededor de un seis por ciento en la Zona Metropolitana de Guadalajara. De seguir las actuales tendencias, al finalizar este año podría ser de un 11 por ciento. El último pronósticos que da Héctor Luis del Toro Chávez, profesor investigador del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), es superior al vaticinado por el Banco de México de un 5 por ciento al concluir 2009.
La influenza sigue dando “molestias” a la economía. Todavía se esperan repercusiones a partir del segundo semestre de este año. El problema de salud golpeó con fuerza en el mes de mayo, cuando muchas actividades productivas fueron paralizadas. Esto crea escasez en muchos productos y la falta de los mismos trae como consecuencia el alza en los precios. Es la ley de la oferta y la demanda.
A partir de junio y julio, además de lo que resta del año podrán percibirse los efectos de la influenza en los precios, eso aunado a otros factores como especulación, acaparamiento, intermediarismo, la recesión económica por la que atraviesa el país y que no es un problema a solucionarse en uno o dos meses. Es un problema de largo plazo.

Estudio “Canasta Básica”
El estudio Canasta Básica e índice de precios en la Zona Metropolitana de Guadalajara, al cerrar el mes de abril estimó una inflación acumulada de un 4.23 por ciento, misma que impactó el salario mínimo vigente y el poder adquisitivo de los trabajadores, lo que implicó que el salario mínimo de mil 597 pesos con 80 centavos tuviera una pérdida del poder adquisitivo de un cuatro por ciento, lo que en términos monetarios equivale a 64 pesos con 84 centavos.
Para resarcir la capacidad de compra manifiesta por las familias en el periodo de análisis el investigador recomendó un salario de mil 665 pesos con 39 centavos.
La canasta básica contemplada para la investigación comprende 121 artículos de primera necesidade, de los cuales el 75 por ciento registraron alzas en sus precios. Los principales incrementos de los precios los experimentaron 56 artículos, ya que estuvieron por encima del promedio inflacionario. Treinta y cinco bienes reportaron incrementos por abajo del promedio inflacionario. En tanto que 30 productos representaron bajas en sus precios.
Entre los productos que registraron alzas en sus precios se encuentra el plátano, con un incremento del 49 por ciento; la mantequilla con uno de 37 por ciento; el ajo entero, del 34 por ciento y la lima del 32 por ciento.
Si una familia adquiere el total de productos comprendidos en la canasta básica. Esta tuvo un costo en el periodo de análisis de 4 mil 812 pesos con 29 centavos, lo que significa que para adquirirse es necesario desembolsar tres salarios mínimos mensuales vigentes.
Es importante señalar que la canasta básica considerada se integra por artículos alimenticios y aquellos destinados al cuidado personal y de la casa, más no contempla el gasto en servicios imprescindibles como transporte, energía eléctrica, gas doméstico, teléfono, pago de rentas de casa habitación, medicinas y servicios medios entre otros, por lo que el índice inflacionario podría ser mayor.

Maquillando información
Héctor Luis del Toro señaló que la inflación calculada al cerrar abril es más alta que la que reporta el sector oficial (1.38 por ciento). “Esto significa que de alguna manera no se reporta lo que realmente pasa y golpea los bolsillos de la población”.
Mientras las amas de casa se quejan de los incrementos en el precio de los productos básicos, el sector oficial afirma que no sólo es falso el aumento de precios, sino que asegura que las tiendas departamentales reportan bajas en sus precios.
El panorama no es nada alentador. Se esperan tiempos difíciles para la economía mexicana.