Inauguran trabajos de DreamBuilder en la UdeG

Beneficiará a mil alumnas, 500 madres de familia y 200 trabajadoras de preparatoria en materia de emprendimiento

825

El programa de emprendimiento Dreambuilder, que se divide en dos puntos clave: elaboración del Plan de Negocios (Programa DreamBuilder) y el Plan de acción de capital (Programa Financiando su Sueño), inaugurado este lunes, busca impulsar el emprendimiento entre alumnas, trabajadoras y madres de familia de las preparatorias de la UdeG.

Durante la inauguración virtual, la jefa de la Unidad de Centros de Emprendimiento e Innovación de esta Casa de Estudio, Gabriela Villanueva Lomelí, dijo que mil 700 mujeres tendrán la oportunidad de conocer y explotar su potencial para construir sus sueños.

“Estas iniciativas se logran gracias a la cooperación institucional de la Universidad con la Universidad Estatal de Arizona que, además de generar un impacto positivo entre las estudiantes, trabajadoras administrativas y académicas, permitirá capacitar a las madres de familia, quienes en la mayoría de los casos son las que brindan su tiempo para encontrar mejores condiciones para sus familias”, declaró.

Anunció que, gracias al programa Gestión del Talento y el Emprendimiento, se estarán abriendo siete nuevos centros de emprendimiento e innovación en las preparatorias, lo que permitirá dar continuidad a los proyectos derivados de este programa.

“Este programa será un detonante importante en el crecimiento del emprendimiento femenino en Jalisco y en nuestra comunidad”.

El Coordinador General Académico y de Innovación de la UdeG, Carlos Iván Moreno Arellano, expresó que las dos instituciones educativas tienen rasgos en común, son universidades públicas, masivas, pero sobre todo apuestan por la inclusión social.

“Ya hay más de mil inscritas en este programa de emprendimiento innovador, y ya son parte de una red global de más de cinco mil personas que han llevado el curso en América Latina. En breve estaremos lanzando también DreamBuilder para la comunidad hispana en Estados Unidos, en coordinación con la Fundación UDG”, informó.

La Gerente del proyecto DreamBuilder para México y Latinoamérica, Indira Jeffrey, en conferencia dijo que algunas características que determinan el liderazgo femenino son: orientación a las personas, tendencia a la cooperación, capacidad de actuar en muchas direcciones, inteligencia emocional y mayor predisposición al cambio.

“No hay una guía para el liderazgo en momentos de incertidumbre, y un líder tiene que tener una estrategia y un plan. Todos nos enfrentamos a múltiples frentes a la vez: a nosotros mismos, familiares, empleados, clientes, proveedores, socios comerciales, sistemas gubernamentales. Si eres un líder, abraza tu liderazgo”, dijo.

Un caso de éxito

Aracely López del Rosario, originaria de la región Amuzga en el municipio de Xochistlahuaca, Guerrero, quien formó parte de la primera generación de DreamBuilder México, compartió su experiencia con su proyecto Chocolate artesanal taxua, elaborado con ingredientes naturales y propios de la región.

“Tuve la oportunidad de conocer DreamBuilder y tomé la decisión de participar en las clases, me gustó mucho. Aunque ya tenía mi negocio, me faltaban muchas cosas por aprender, y en el curso aprendí a analizar mi mercado, cómo hacer un plan de negocio, cómo seguir creciendo con el proyecto y entender sobre la importación. Aunque al principio fue duro para mí, por tener que viajar de mi localidad a Ciudad de México, cuando empecé vi que era un curso que me hacía falta para seguir adelante”, dijo.

Karla Mendoza, fundadora del Centro de Capacitación y Certificación Innova de Caborca, Sonora, dijo que aunque había estudiado lo que era un plan de negocio, nunca lo había llevado a cabo. “El programa me enseñó desde crecimiento personal, emprendimiento, liderazgo; a creer más en lo que hago, a saber, qué es lo que quieren mis clientes y eso me abrió la visión”, señaló.

El programa, que ha operado en Perú, Chile y Estados Unidos, consiste en desarrollar un modelo de negocio desde cero a través de 12 cursos, mientras que el segundo tiene la meta de generar procesos de financiamiento para impulsar algún negocio ya existente por medio de un curso.