Homenaje póstumo

787

El Centro Universitario de la Costa (CUCosta) realizó un homenaje póstumo a María Antonia Abundis Rosales, catedrática de este centro regional de la Universidad de Guadalajara (UdeG), en el auditorio Doctor Juan Luis Cifuentes Lemus, con la presencia de familiares, académicos, administrativos, investigadores, abogados y estudiantes, este lunes 7 de octubre.

“Reconocemos a una investigadora en toda la extensión de la palabra, quien por 25 años estuvo vinculada a la Universidad de Guadalajara como responsable institucional, docente e investigadora. En su trayectoria académica destaca la formación de miles de abogados vallartenses, y deja como legado, a las próximas generaciones, una importante obra bibliográfica”, expresó el director de la División de Estudios Sociales y Económicos, Marco Antonio Delgadillo Guerrero.

“Nuestra querida catedrática, tampoco se quiere despedir de nosotros. La condición de la muerte de una persona, como la doctora Abundis, es simplemente un cambio de estado. Ella ha deseado permanecer con nosotros en otra forma”, declaró el rector del CUCosta, doctor Jorge Téllez López.

“Su personalidad y su condición humana nos han permitido seguirla en los corazones y en los pensamientos de cada uno de nosotros. Como profesora fundadora es parte de este inmueble, sus pasillos, sus aulas. Como persona, no solamente trasciende a través del Centro Universitario de la Costa, trasciende a través de sus estudiantes, entonces la configuran como un ser extraordinario para todo Jalisco, y cada uno de los lugares, donde vayan cada uno de sus alumnos. En ese sentido, la maestra ‘Gogo’ no se va, se queda y se queda para siempre con nosotros”, agregó Téllez López.

La estudiante de la licenciatura en Abogado, Rosario Alonso Estrella, presentó el siguiente testimonio de la doctora Abundis: “Tuve la dicha de haber compartido tiempo con ella, conocerla dentro del aula, aprender de su sabiduría y desarrollar un potencial, el que ella siempre vio en sus alumnos”.

José Luis Alba González dirigió las siguientes palabras, en memoria de su esposa Abundis Rosales: “Es para mí muy triste haber vivido con una mujer más de 40 años, y perderla tan repentinamente. Fue un ser de luz, resplandecerá en nuestra alma para toda la eternidad. Una mujer a quien quise mucho, la quiero y la seguiré queriendo, que me dio un hijo, maravilloso. A todos muchas gracias”.

Artículo anteriorSnotty Nose Rez Kids
Artículo siguienteReconocen labor universitaria