Hacia el primer informe

66
toma de protesta del nuevo rector de la Universidad de Guadalajara Carlos Jorge Brise–o Torres, n el teatro Diana.

En el último año, la Universidad de Guadalajara ha avanzado en su consolidación como una universidad pública de excelencia, al incrementar sus indicadores de calidad, así como su cobertura.
El trabajo realizado durante los primeros 12 meses de la administración del Rector general Carlos Briseño Torres ha dado como fruto un aumento en el número de licenciaturas acreditadas, posgrados inscritos en el padrón nacional, así como una mayor cobertura estudiantil.
Como parte de los logros alcanzados en este año y que dará a conocer Briseño Torres este jueves 17 de abril cuando rinda su primer informe de actividades, destacan las 11 nuevas carreras certificadas por algún organismo acreditador, las que sumadas a las anteriores, hacen un total de 71; así como los programas académicos en el nivel uno por los Comités interinstitucionales para la evaluación de la educación superior.
La certificación más reciente fue para las licenciaturas de químico farmacobiólogo y nutrición, de los centros universitarios de Ciencias Exactas e Ingenierías y de Ciencias de la Salud.
En el posgrado, 10 más fueron inscritos en el padrón nacional de posgrado (PNP), para llegar a 44. En este mes dicha cifra podría ascender a 55 o 60, ya que diversas maestrías, doctorados de la UdeG, así como especialidades ofrecidas en conjunto con los Hospitales Civiles, están siendo calificadas.
El número de miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SIN) subió de 460 a 521. Además están siendo evaluados otros 30 más, por lo que en breve la cifra podría ser mayor.
En lo referente a la cobertura, este año la Universidad abrió casi dos mil 500 lugares nuevos en bachillerato, “para que los jóvenes cursen su prepa en alguna de las escuelas de la UdeG”.
A decir de Briseño Torres, durante este “año intenso de gestión”, ambos logros son importantes, pues “indican la capacidad académica de la institución y el esfuerzo en equipo que hay atrás de cada proceso: el trabajo de los cuerpos académicos, de investigadores, de profesores con perfil Promep, de líneas de generación de conocimiento, de organización académica y de vinculación”.
La UdeG tiene el liderazgo en el número de programas de licenciatura acreditados, en el de posgrados en el PNP, cuerpos académicos registrados, profesores con perfil deseable de la SEP y solo está por debajo de la Universidad Nacional Autónoma de México en lo que corresponde a miembros del SNI”.
Uno de los proyectos inmediatos es acreditar el 100 por ciento de sus programas de técnico superior universitario y licenciaturas, lograr su mejora continua y asegurar la formación de calidad de los estudiantes, de acuerdo a los compromisos expresados por Briseño Torres en noviembre de 2007.

Más recursos
En el periodo 2007-2008 se obtuvieron mayores recursos otorgados por la federación mediante concurso, además de los propios de las partidas presupuestales estatales. Fueron siete mil millones de pesos, cifra récord que este año pudo ejercer la Universidad de Guadalajara.
Por concepto de las asignaciones federales sometidas a concurso por la Secretaría de Educación Pública, la UdeG fue una de las universidades más importantes, gracias a sus indicadores de desempeño y de los proyectos presentados, en concordancia con sus políticas institucionales de crecimiento y mejora de la calidad.
Estos recursos, junto con los asignados por el gobierno del estado como ampliación del presupuesto irreductible anual, “permitió que en 2007 hayamos dado un importante avance en la consolidación de la Universidad, en el mejoramiento de su infraestructura, en la conclusión de algunas obras y en el inicio de otras orientadas a fortalecer la capacidad académica de la institución”.
En entrevista con este semanario, el Rector general explicó que gracias a dichos incrementos presupuestales fue posible un aumento salarial a los trabajadores “similar al de otras universidades, más un incremento en las prestaciones, que está por encima del otorgado en otras instituciones del país”.
A inicios de este mes, Briseño Torres informó que durante 2008 la UdeG destinará 500 millones de pesos para continuar las obras del Centro Cultural Universitario, preparatorias, centros universitarios y su equipamiento.

Transparencia
Uno de los aspectos que ha caracterizado a la presente administración universitaria es la transparencia. Al inicio de su gestión, el Rector general se propuso convertir a esta casa de estudios en una caja de cristal, en la cual los ciudadanos pudieran conocer en qué se emplean los recursos públicos otorgados a la misma.
Esta meta “la hemos cumplido con creces. Somos una Universidad que en términos de lo que entrega a los ciudadanos hemos logrado ampliar muchísimo la información”.
En 2007 la UdeG fue reconocida como la universidad pública más transparente en el ámbito nacional por el consorcio mediático Grupo Reforma, así como por la revista especializada en transparencia A Regional.
También el Instituto de Transparencia e Información Pública (ITEI) le otorgó la calificación más alta en la evaluación realizada a los organismos públicos descentralizados del gobierno de Jalisco.
Con la finalidad de hacer más ágil el proceso de consulta de información para los ciudadanos y la publicación de documentos universitarios por parte de las diversas dependencias, esta institución cuenta con el Sistema integral de gestión de archivos y gobierno electrónico operativo, que la pone a la vanguardia en lo relacionado con tecnología en pro de la transparencia.
No obstante estos logros, que lo “hacen sentir satisfecho”, el Rector general asegura que falta más. “Hay muchas áreas de oportunidad en la administración universitaria que tienen que ser incorporadas a los procesos de transparencia. Tenemos que mejorar el acceso tecnológico de los ciudadanos a la información pública, que todos los asuntos de la Universidad que se realizan en función con recursos y en nombre de la comunidad, tienen que transparentarse”.
Dijo que durante su rectorado trabajará para lograr que en todos los niveles y órganos de la administración universitaria sea adoptada la transparencia con plenitud y “no haya nada que sea clasificado como reservado. Seguiremos avanzando. Queremos una Universidad completamente transparente, con mucha calidad, que dé cuenta de lo que realiza y de los objetivos que logra, porque de esa manera estaremos rindiendo mejores cuentas a la sociedad”.

Los retos
Si bien la Universidad de Guadalajara avanzó en términos de calidad, cobertura y transparencia, el Rector general de esta casa de estudios considera que aún quedan metas por superar.
Una de las más importantes es dar continuidad a la ampliación de la matrícula, en bachillerato como en licenciatura, tanto en la zona metropolitana de Guadalajara como en los demás municipios del estado, sin demeritar la calidad de la educación impartida.
Para mejorar la calidad educativa está en marcha la reforma al plan de estudios de bachillerato, que permitirá “tener nuevos instrumentos para formar mejor a los jóvenes que cursan la prepa en la UdeG”.
Aseveró que es indispensable formar más y mejores cuerpos académicos, privilegiar la contratación de profesores con doctorado en las diferentes disciplinas y hacer que la matrícula sea orientada a las carreras con mayor pertinencia e incidencia en la región y el país.
“Tenemos que reflexionar como comunidad universitaria sobre el actual modelo educativo. Evaluar qué está funcionando bien y qué podemos modificar o cambiar. Qué tan bien estamos preparando a los jóvenes. En la medida que poseamos estos elementos, tendremos que mejorar las condiciones en el ámbito académico”.