Galo Ochoa

1405

En su estudio de grabación pueden observarse cuadros de Pink Floyd, Rush y AC/DC. Apasionado del beisbol y la música, ha hecho de esta última su estilo de vida. Óscar Galileo Ochoa Soto o sencillamente Galo, arribó a Guadalajara en 1982, cuando tenía 14 años de edad, procedente de Los íngeles, California, su ciudad natal. Recuerda que traía consigo los emblemáticos discos Screaming for vengance, de Judas Priest y The number of the beast, de Iron Maiden. Cobijado por la influencia del heavy metal, inició su trabajo como guitarrista en la banda Soldier. Posteriormente formó parte de la agrupación Cuarenta Grados y realizó una audición fallida (al irse la luz) para Rostros Ocultos. Desde 1990 es quien se encarga de los riffs de Cuca, uno de los grupos más representativos, controversiales e irreverentes del rock en México. Tras años de arduo trabajo, el próximo 27 de febrero Cuca celebrará su aniversario 20 en el Auditorio Telmex. Galo comenta que este festejo está diseñado para convertirse en un concierto de antología.

Conciertos
Desde el inicio fue increíble ver que las personas ponían atención a nuestra música, aunque sólo estuviéramos arriba de un escenario improvisado o en una discoteca. Recuerdo que la canción “Me vale madre” causó desde el primer momento mucha atracción. De igual forma está la otra cara de la moneda. Cuando fuimos por primera vez a la Ciudad de México, tocamos junto a La Lupita y no fuimos bien recibidos por el público. Esta experiencia fue bastante rara, porque nos acostumbramos a tener una buena respuesta. En esa misma ocasión me acuerdo perfectamente que José Fors descubrió una tienda llamada “Rock and roll circus” y allí había discos que en nuestra vida habíamos visto. Esto fue una sorpresa, porque somos adictos a la música y encontramos grabaciones que nunca imaginamos.

Cucaracha
En el grupo entendemos perfectamente bien lo que significa estar parados en el escenario. Por ejemplo, desde 1985 he tocado con Nacho González, así que ni siquiera tengo que voltear a verlo: hay una absoluta confianza musical. Estos 20 años en la banda me han dejado todo. Mi vida hasta hoy es ser parte de Cuca. Durante este tiempo he conocido muchos sitios y personas. También he tenido la oportunidad de vivir experiencias que jamás imaginé. Tocar con Deep Purple o Aerosmith fue genial, pero de igual forma te encuentras con gente mierda. En este caso, Mí¶tley Crí¼e. Hubo una indiferencia total por parte de ellos, así que no resultó nada especial haber compartido el escenario con este grupo.

Bandas
Mis favoritas son Led Zeppelin, AC/DC y Van Halen. Además aprecio bastante el trabajo de Queen y The Who. En Cuca somos cuatro integrantes que realmente nos gusta el rock. Cada uno de nosotros pasó por malas experiencias cuando formó parte de otras bandas, ya que en muchas ocasiones intentaron decirnos cómo debíamos hacer música. La cuestión es trabajar y creer en lo que haces, porque es fácil que te envuelvan y atrapen.

Disqueras
Cuando estuvimos con Culebra y Sony BMG, no todo fue malo. Lo peor fue en la última etapa, con Universal Music, en donde nos faltaron al respeto cuando publicaron Con pelotas, sin avisarnos. En realidad Cuca no es un grupo de rock que dependa de la radio y no necesita de grandes presupuestos. Cuca tiene a su público y logró vender una cantidad importante de discos. Estar ahora sin disquera quizá fue lo mejor que pudo haber pasado, frente a esta nueva era de internet. No conviene estar casado con una compañía que no sabe qué hacer con una banda de rock.

ílbumes
Todos tienen algo especial. La invasión de los blátidos es fundamental, porque nunca imaginamos lo que iba a suceder y porque siempre tuvimos firme nuestra actitud. En Tu Cuca madre ataca de nuevo, fue increíble viajar a Inglaterra y hacer la producción del álbum al lado de un personaje como Robin Black. En realidad el que menos me gusta es el Cuarto de Cuca.

Roxy
No sé qué hubiera hecho Cuca sin el Roxy. Esos días son importantísimos. Incluso allí ensayábamos. Cuando sacamos el primer disco siempre pensamos que la presentación tendría que ser en el Roxy: así fue y lo abarrotamos. Ahora, después de 20 años de trayectoria, queremos llenar el Auditorio Telmex.

Detractores
A nadie le puedes dar gusto total. Mucha gente no se da cuenta que Cuca realmente es una buena banda de rock. Las letras son ocurrentes, así que sólo se van con la finta de que es una banda informal. Después de muchos años vimos que el grupo posee un sonido propio, y lo más complicado ha sido lograrlo.