Francisco Muñoz Valle, acreedor al Premio Jalisco 2020

Fue reconocido en la categoría científica, destacando el trabajo realizado en la Sala de Situación en Salud por COVID-19 de la UdeG

3000
Foto: Abraham Aréchiga

Por su destacada trayectoria en el área de investigación y por su trabajo realizado desde la Sala de Situación en Salud por COVID-19, de la UdeG, Francisco Muñoz Valle, rector del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), fue acreedor al Premio Jalisco 2020 en la categoría científica.

El Premio Jalisco reconoce y estimula a las personas físicas o jurídicas que se hayan distinguido, en grado sobresaliente, por sus actos, obras, proyectos o por una trayectoria ejemplar a favor del estado, del país o de la humanidad, en las categorías Humanístico, Literario, Cultural, Cívico, Laboral, Científico, Deportivo y Ambiental. La fecha, hora y lugar en que se otorgará el premio está por ser definido.

“Tengo 22 años dedicándome a investigar la autoinmunidad y las enfermedades reumáticas, mis principales áreas de estudio, y en este año me tocó participar dentro de la Sala de Situación en Salud por COVID-19, que ha tenido un desarrollo importante en Jalisco, ya que a través de ésta se han emitido sugerencias para poder hacer frente a la pandemia”.

Muñoz Valle, quien es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), resaltó la importancia de que la ciencia esté cerca de la sociedad, y su filosofía de vida es, en ese sentido:

“Hacer contribuciones a través de la ciencia, pero con aplicación a la sociedad”.

Resaltó la importancia de la enseñanza y la formación de recursos humanos para que los jóvenes puedan estar preparados. De ahí que dos de las grandes pasiones de Muñoz Valle son la ciencia y la educación.

El Premio Jalisco 2020 es otorgado por el Gobierno del Estado de Jalisco, y es su máximo galardón. Para el doctor Muñoz Valle es motivo de orgullo el haber sido acreedor al mismo. Sin embargo, considera que “es para todos los universitarios, sobre todo porque necesitamos aliento, ya que tenemos que tener claro que con el esfuerzo y apoyo de todos tenemos que salir de esta pandemia”.

¿Cuál es su mayor satisfacción en cuanto al trabajo en la Sala de Situación?

Poder contribuir y ayudar a la población. Iniciamos con diferentes medios de difusión para que la población pudiera entender la relevancia del COVID-19, conociera por qué tenía que cuidarse, por qué era relevante el uso de cubrebocas. Fueron hechos varios modelos matemáticos de predicción. En un inicio sólo participó la Sala de Situación y posteriormente se unieron al esfuerzo grupos de ciencias de datos, así como de Estados Unidos. La comunidad universitaria está unida, ya que los centros universitarios hacen sus aportaciones a la Sala de Situación. En este momento trabajamos, por ejemplo, con el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI), que cuenta con químicos y matemáticos que pueden contribuir en la generación de nuevos algoritmos matemáticos para saber en qué momento nos encontramos dentro de la pandemia, y poder predecir qué puede pasar en los siguientes meses.

¿Cuáles son los retos que va a enfrentar próximamente esta Sala?

Los retos son muchos. Esta pandemia todavía no termina. Tenemos que seguir cuidándonos. Tanto los niños, jóvenes y adultos deben usar cubrebocas para contribuir a que la pandemia pronto finalice. Las próximas fiestas decembrinas la gente debe tomar medidas de precaución y cuidado. Otro reto es seguir buscando las mejores estrategias que puedan impactar de manera positiva en la población y en Jalisco.

¿Qué otras recomendaciones quiere hacer a la población?

Lo más importante para toda la población es el uso de cubrebocas. Estamos en un momento de la pandemia en el que hemos tenido un incremento de casos, y por eso considero que en todo el estado debemos de ser responsables, seguir también las medidas higiénicas de lavado de manos, la sana distancia y procurar no estar en zonas donde haya muchas personas, ya que así tendríamos más probabilidad de encontrar un caso positivo de COVID-19, y ser infectados. Es muy importante que las personas que tengan síntomas o conozcan que son positivos al COVID-19 se aíslen de catorce a veinte días, según indique el médico, para que no favorezcan la diseminación de la enfermedad.