Expediente cerrado

110

Con la ratificación de la legalidad en la designación de Silvia Figueroa Zamudio como rectora de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó la imposibilidad de que se impugne el proceso de designación de los rectores de las universidades públicas por medio del juicio de amparo, una vez que se trata de organismos descentralizados que gozan de autonomía, garantía que les otorga la constitución.
Con la resolución al caso de la universidad nicolaíta, después de haber sido desechados cuatro amparos promovidos por competidores que impugnaron el proceso de selección, la rectora continuará en su cargo hasta enero de 2011, cuando termina su periodo.
Medios UDG Noticias, interesada por conocer las reacciones ante el cierre de este expediente, contactó a Salvador Jara Guerrero, secretario general de la universidad michoacana, en ausencia de la rectora, que se encontraba fuera del país.
Jara Guerrero comentó que la determinación de la SCJN da tranquilidad a todas las universidades publicas del país, y que como había declarado su rectora Silvia Figueroa, habrá que abrir un debate en torno a la autonomía.
“Considero que efectivamente con este fallo de la SCJN se sientan bases para terminar con el suspenso que hay en otras universidades, como la Autónoma Benito Juárez de Oaxaca o la máxima casa de estudios de Jalisco.
“Los demás resolutivos suponemos van a ir en el mismo sentido de respeto al autogobierno de las instituciones de educación superior pública”.
Sobre la actividad académica en la universidad nicolaita, el secretario general indicó que aunque estuvieran pendientes los amparos, el trabajo no se detuvo. “Lo que sigue es hacer una difusión seria de lo que es la autonomía universitaria, que permita fortalecer nuestras instituciones. Dejar claro ante la sociedad que las instituciones de educación superior no somos autónomas, no somos otro territorio aparte del territorio nacional, que la autonomía es para autogobernarnos”.
¿Hay júbilo en la Universidad Michoacana?
“Sí definitivamente. Voy a ser franco. Creo que la comunidad universitaria estaba segura (más o menos) de que este fallo iba a ir en este sentido. Sin embargo, no dejaba de ser, como se dice vulgarmente, “una piedrita en el zapato”. Esto nos da un poco de calma. Seguiremos trabajando igual”.