En México sólo 3 por ciento de pacientes cuenta con atención paliativa al dolor  

Al año hasta 600 mil enfermos terminales o crónicos requieren de este tipo de servicio, que es considerado un derecho en el país

188

En México únicamente existen 120 equipos de cuidados paliativos, de manera que sólo tres por ciento de los enfermos crónicos pueden tener acceso a este tipo de servicios médicos, afirmó este jueves Jorge Ramos Guerrero, pediatra paliativista del Hospital General de Occidente.

En conferencia de prensa a propósito del Día Mundial de los Cuidados Paliativos, que se conmemora este sábado 9 de octubre, señaló que Jalisco es un Estado pionero en la oferta de cuidados paliativos en el país, pues cuenta con diversas sedes en las que la atención es de muy bajo costo, o gratuita.

Los cuidados paliativos es una atención que se ofrece a personas con enfermedades incurables, crónicas o raras, y a sus familias, a fin de generar una mejor calidad de vida y de aliviar el dolor físico, además de acompañar en el proceso de duelo.

Guillermo Aréchiga Ornelas, coordinador de la Cátedra sobre Medicina Paliativa y del Dolor, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), explicó que aunque hay una legislación que obliga a los hospitales públicos y privados a ofrecer a sus pacientes este tipo de servicios, la infraestructura institucional destinada para tal fin aún es incipiente.

Foto: José Díaz

Reconoció que en México hasta 600 mil personas al año requieren atención paliativa y, tanto la UdeG con la formación de recursos humanos, como las unidades de salud públicas, se adelantaron 20 años a esta legislación que busca que todos las personas enfermas cuenten con una atención humana, calidad de vida y una alternativa al sufrimiento por su padecimiento.

El universitario dijo que existe un desconocimiento de este tipo de servicios por parte de la población debido a la falta de una mayor difusión, de apertura de las políticas gubernamentales y a que los directivos de los hospitales públicos y privados hagan un esfuerzo para cumplir la ley que estipula este servicio como un derecho fundamental.

Aseguró que la pandemia evidenció la necesidad de los servicios paliativos, tanto en el consuelo a los familiares de personas fallecidas por COVID-19 como en el proceso curativo y de tratamiento de las personas que contrajeron la enfermedad y que obligó a los hospitales a tener especialistas que dieran seguimiento con videollamadas, hicieran sedaciones paliativas, controlaran el dolor o dieran malas noticias a los familiares.

Los especialistas recomendaron a pacientes con enfermedades terminales o crónicas y sus familias a acudir a cualquiera de las unidades que ofrecen estos servicios a bajo costo o gratuitos, que son: la Unidad de Medicina Paliativa y del Dolor del Hospital General de Occidente; el Instituto Jalisciense de Alivio al Dolor y Cuidados Paliativos (PALIA), del gobierno estatal, así como las dos unidades de los hospitales civiles de Guadalajara: Dr. Juan I. Menchaca y Fray Antonio Alcalde.