Elena Silvana

1063

Elena Silvana expone Fragmentos, en Casa Escorza, una muestra de cinco piezas fotográficas. Las imágenes fueron tomadas en distintos puntos de la zona metropolitana. El trabajo es resultado del Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA) de Jalisco, en el periodo 2010-2011. Fragmentos es la primera exposición individual de Elena Silvana. Luego piensa llevarla a otros espacios de la ciudad que sigan el discurso de lo efímero contenido en las piezas. La fotógrafa ha participado en muestras colectivas en el Museo de Arte Raúl Anguiano y en la Bienal de Monterrey Arte Emergente 2010. Ha tomado talleres de fotografía con José Luis Cuevas, Yvonne Venegas, Javier Ramírez Limón, Ingrid Hernández, entre otros.

Ruina
Es el puente entre lo culminado y lo que está desapareciendo. Está ahí. Es como una advertencia de que todo va caducando, todo se va degradando, hasta que desaparece. En medio de mi rutina me di cuenta que este tipo de lugares ruinosos, que parecen atrapados en otro tiempo, aunque pases por ellos todos los días, ni si quiera sabes que están ahí. Los excluimos porque no hay vida en ellos.

Monotonía
Me motiva, hasta cierto punto, a buscar algo que rompa con el tránsito diario, visitar espacios que aunque forman parte de lo cotidiano, pasan inadvertidos.

Ficción
Estas imágenes de Guadalajara que recolecto son parte de una ficción, porque te hablo a través de la fotografía, de lo que estoy pensando y sintiendo. Para mí la ficción es este escape de la rutina, del tedio en que de pronto me he visto envuelta; una historia que uno va compartiendo. Es formar algo aparte.

Cambio
Cuando estaba por finalizar la primaria empecé a usar una cámara digital. Tenía un afán obsesivo por estar tomando fotos de todo. Tenía el deseo de capturar momentos y no perderlos. Siempre tuve ese interés por los recuerdos y los momentos. Después, desde 2006 hasta 2010, tomaba fotos a un mismo lugar ubicado sobre la carretera a Ciudad Guzmán. Era una de esas casitas de campo que se usan como almacén. Un día cuando revisé mis fotos, noté como cambiaba. Había veces que estaba rodeada de verdor, otras entre un paisaje seco; en otras había un coche… Fue ahí cuando comencé a descubrir que me gusta observar el cambio en las cosas.

Ciudades invisibles
Cuando leí Las ciudades invisibles, de ítalo Calvino, me di cuenta que estos lugares que capto con mi lente, tienen una afinidad de esta ciudad de Zora de que habla Marco Polo en sus viajes, según este libro, la cual permaneció inmóvil hasta que languideció, desapareció y la tierra la olvidó. Estas ciudades de las que ítalo habla, pueden ser fragmentos o espacios que hay en una urbe común. Yo estaba trabajando en la serie que expongo en Casa Escorza, cuando encontré este libro de Calvino. Entonces para mí fue una referencia.

Fragmentos
A través de distintos fragmentos regados en nuestra ciudad armé esta obra. La composición de la imagen está integrada por varias piezas. Primero hice tomas individuales, en análogo y posteriormente las uní digitalmente. Los espacios que elegí no sólo eran ruinosos, sino también extraños. Rompían con las estructuras normales de la ciudad. No es importante que el registro del lugar sea exacto y perfecto, sino que se vea que hay algo más ahí.