El pulso de la electrónica nacional

867

A pesar de los esfuerzos de artistas y sellos discográficos por promover y difundir la música electrónica hecha en México, ésta mantiene un futuro nubloso e incierto. La disminución de ofertas musicales, la falta de conocimiento sobre el género por parte del público y medios de comunicación, las experiencias aisladas entre productores y el cliché de “música exótica” que persiste en el extranjero, son sólo algunas de las causas que impiden el desarrollo integral de este género y sus derivados.
De cara a este horizonte adverso, uno de los sellos mexicanos independientes que defiende su apuesta por los sonidos sintéticos es Static Discos.
Los cimientos de este proyecto se remontan a 1997 con la creación de Nimbostatic, sello que se distinguió por fichar grupos de rock oriundos de Tijuana. En 2002, Static Discos surge de manera oficial bajo la premisa de integrar propuestas musicales a escala nacional. Sus primeros lanzamientos discográficos fueron los trabajos de Murcof y Fax. Static Discos fue el primer sello de música electrónica en México con distribución digital.
Cubenx, Antiguo Autómata Mexicano, Latinsizer, R. Mendoza, Childs, Carrie, Duopandamix y Microesfera, son algunos de los proyectos que integran su catálogo. Existe una subdivisión que es Static Verdigris en la cual graban Valentina González, Florencia Ruiz, entre otros.

Objetivo y preocupación
Ejival, director general de Static Discos y crítico de música electrónica en revistas nacionales (At Syber, In the Groove, Latin Pulse, Radiante) e internacionales (The Wire, XLR8R, URB, y La Banda Elástica) comenta: “No queremos tener un sello que apoye de manera exclusiva la música electrónica que se produce en Tijuana. Buscamos por todos lados, ya que existe la posibilidad de lanzar proyectos fuera de México, ese es nuestro principal objetivo y preocupación. Static Discos cuenta con distribución fuera del país y tiene cierto reconocimiento, mientras que en México sucede todo lo contrario, mantenemos una relación fortuita. Tenemos pocos recursos, somos una plataforma gracias a que nuestros discos son distribuidos por Darla (San Diego) y a través de portales como iTunes, Amazon y eMusic”.
La importancia de las relaciones públicas para dar a conocer las diferentes producciones e imagen de un sello independiente resulta ser un trabajo fundamental. Al respecto, Ricardo Guzmán, encargado del booking de Static Discos y miembro de Radio Global, afirma: “Tenemos logros e intentamos que el trabajo sea colectivo. Por ejemplo: Ejival radica en Tijuana, Cubenx en Puerto Vallarta, Antiguo Autómata Mexicano en Monterrey, y yo en Puebla, así creamos nuestra propia red para compartir información y buscar espacios de promoción”.

Escena electrónica nacional
“La oferta ha disminuido, el boom que existió a principios de esta década se ha diluido, sólo quedan los remanentes”, expone Ejival.
Para Ricardo Guzmán lo sucedido con Nortec y Nopal Beat fue un logro, pero es sólo parte de la historia y afirma que las nuevas generaciones desconocen estos trabajos. Concerniente a la infraestructura, dice que son escasos los lugares que cuentan con las condiciones adecuadas para el género. “Resulta erróneo ver proyectos de electrónica en un antro de rock”.
Acerca de los medios de comunicación en México Ejival comenta: “Son pocos los periodistas que están calificados para hablar de música electrónica, no hay la suficiente información y pasión”. Ejival apunta sobre la comunidad electrónica nacional: “Ahora todos ven a través de la pantalla de su computadora y no se acercan al contexto real. Regresé del Festival Mutek en Montreal y pude percatarme de que se apoyan entre ellos mismos. En estas plataformas se mantiene un diálogo para formar estrategias, brindar información y atraer al público. En México se necesita mayor comunicación entre todos los que producimos música electrónica, el panorama se encuentra resquebrajado”.

Percepción en el extranjero
Sobre la respuesta del público y especialistas extranjeros a las propuestas de música electrónica elaborada en México, César Urbina, cerebro del proyecto Cubenx explica: “Estuve en Berlín hace dos años y el representante de Warp Records me dijo que creía que el diseño sonoro mexicano era el mejor del mundo en ese momento. Sin embargo, en Europa critican la carencia de unidad que tenemos en México y las propuestas musicales se manejan como una invasión o “mafia attack”, nos ven como una curiosidad, recuerdo que en los flyers colocaban las imágenes de chiles jalapeños. Desafortunadamente la música electrónica producida en México no ha logrado consolidarse en aquellos países, nos ven como algo surrealista, divertido y chistoso”.
Ejival: “Convencer al público extranjero es difícil, nos ven como algo exótico. A las personas les cuesta trabajo entender que en México se produce música de corte internacional, que está fuera de los mariachis y lo norteño. En Static nunca hemos tratado de vendernos con sombrero, como la onda Nortec, que finalmente funcionó, aunque los coloquen en festivales dedicados al world beat. Para nosotros el reto más importante es tratar de romper con el estereotipo que se tiene del mexicano y demostrar que aquí tenemos música electrónica de calidad, en muchos casos mejor de la que se realiza en el exterior”.

Artículo anteriorPrograma de apoyo para pago de matrícula en estudios de posgrado / Programa de estancias académicas / Programa de apoyo a ponentes
Artículo siguienteRetiro de propaganda ¿hasta cuándo?