El primogénito sin Paraíso

60

Caín, el primogénito homicida de la Biblia, es también el responsable de la fundación de la primera ciudad. El grupo Inverso Teatro, recupera el nombre de Caín para dar nombre al primer Encuentro de Teatro de Pequeño Formato. Se trata de cultivar una estrategia y modelo de producción escénica, que si bien no es nuevo, comienza a multiplicarse en todas las latitudes. Casa Inverso, bajo el nombre de Caín, presentará del 7 al 13 de noviembre las propuestas, en pequeño formato, de grupos locales y nacionales. Las dificultades de acceso a grandes presupuestos, han conseguido que quienes se dedican a la escena, renueven el camino de una estrategia productiva muy acotada en términos de financiamiento, pero de gran riqueza estética.
La estrategia comunicativa del teatro cambia sensiblemente cuando se trabaja en pequeño formato. De acuerdo con Manuel Parra, director escénico y quien encabeza el proyecto de Inverso, “este encuentro busca despertar y provocar el diálogo entre quienes piensan y abordan el teatro desde la proximidad con el público y con todo el cuerpo creativo. Producir en pequeño formato abre posibilidades para la creación concentrada en preguntas que por considerarlas básicas se obvian, afectando el corazón del teatro puesto que se privilegia la forma. El diálogo escénico que se consigue bajo esta estrategia la considero más honesta. Hay que regresar a las preguntas que nos acerquen al público, volver a contar historias. No es posible dejar la experimentación, pero siempre hay que enfrentarla al público, hay que estructurarla de manera que sea también agradable al espectador, que es el que paga un boleto. En este formato que incluye elementos mínimos, hay que elevarle el lenguaje al espectador, hablarle con inteligencia, considero que en ocasiones lo que hacemos como creadores escénicos es subestimar al público”.
Durante mucho tiempo, la búsqueda de los creadores de teatro trazó una dirección en solitario, se concentró en intereses individuales que hacían volver la línea al ombligo de quien la construía. Si bien no son pocos quienes continúan en ese camino aislado, ahora es posible encontrar propuestas que regresan a colocar al público al centro de sus preocupaciones y apuestas. Parra también se refiere a este aspecto: “El público está buscando historias, descubrir la belleza en la narración escénica con todos sus recursos. Para Inverso es fundamental continuar con la casa y nuestro proyecto independiente, mantenerlo implica dar continuidad y proponer. Coincido con el dramaturgo Luis Enrique Ortiz Monasterio, quien dice que lo importante es sobrevivir, reunir víveres para cuando se hunda todo, y Caín surge a partir de eso, de hacer coincidir, de convocar a creadores locales y nacionales para que Casa Inverso siga habitada y también, al abrir cartelera para otros grupos, se diversifica la oferta escénica en la ciudad. Estas acciones nos permiten que la renta del espacio, por ejemplo, se pague sólo con la taquilla del espectador, situación que en este oficio se convierte en un lujo. Como grupo hemos estado al borde de la desaparición, cada año el asunto se vuelve un tema serio de discusión y siempre hay algo que nos une y mantiene. Hasta ahora hemos sabido responder, resolverlos. Uno de nuestros aciertos ha sido recurrir al texto mexicano contemporáneo, atender a esta dramaturgia nos ha ayudado en la comprensión de la escena”.
El encuentro consta de nueve montajes escénicos que incluyen a grupos de Jalisco, Guanajuato, Ciudad de México, Durango, Xalapa y Tamaulipas. Como anfitriones, Inverso incluye en la programación Un tutú muy apretado, obra interpretada por Sofía Olmos y que actualmente se presenta en el Estudio Diana. Además de las funciones de los montajes Caín ofrece dos talleres abiertos al público en general; uno de Creación de unipersonales, a cargo de Adrián Vázquez, y otro de Crítica de las artes escénicas.
Además de Caín, Inverso prepara una trilogía con la que celebrarán los seis años del grupo Vías de la locura, encabezado por Mariana Villalpando, un proyecto aún sin nombre, sobre el narcotráfico en Guadalajara que propone Gabriela Escatel y Las Tres Hermanas que dirige Manuel Parra a partir del texto de Chejov.