El inquieto Chestnut

485

La visión creativa desde el núcleo familiar tiene un peso importante para el músico estadounidense Cyrus Chestnut. Pianista admirador del trabajo de Thelonious Monk, Chestnut comenta que el hogar donde creció se caracterizó por estar cobijado por los sonidos del gospel y el jazz, géneros que funcionaron para ampliar el horizonte artístico del también productor.

Como muchos compositores que buscan experimentar con las posibilidades de creación, y en este impulso de encontrar nuevas respuestas a las inquietudes más apremiantes, Cyrus Chestnut ha formado una carrera llena de colaboraciones con destacadas figuras, algo que tiene una repercusión directa en la grabación de álbumes emblemáticos, entre éstos, The Nutman Speaks, Another Direction y Revelations.

Así, desde Donald Harrison y Joe Lovano hasta Vanessa Williams y Bette Midler, el pianista posee no sólo una larga lista de participaciones, sino también el distintivo de capacidad de diálogo entre artistas, además de tener un carácter abierto para incorporar distintas formas y estilos en los temas de su autoría.

Sobre Dark Before the Dawn, uno de los discos más profundos en su trayectoria, comenta: “Es una historia musical sobre mí. Habla acerca de mis experiencias de vida, de cómo me sentía en ese momento, de mis reacciones. La vida no es unilateral. Hay gran cantidad de cosas que pasan al mismo tiempo”.

Para continuar con las sesiones del Jazz at Lincoln Center, Cyrus Chestnut ofrecerá un concierto en esta ciudad en formato de trío. Antes impartirá el master class “Cómo funciona la sección rítmica”, una oportunidad de acercarse al trabajo de este pianista y compartir experiencias de una manera más sustanciosa. La cita es a las 17:00 horas, del 14 de mayo, en el Teatro Vivian Blumenthal. El master class no tiene costo, sólo es necesario registrarse en línea. 

Artículo anteriorLucharán hasta el final
Artículo siguienteCrónica de una vacunación anunciada