El dinero en manos extranjeras

74

En los últimos 25 años, la banca en México ha pasado por cinco transformaciones, pero “la peor” de todas es la extranjerización, comentó en Guadalajara, Jesús Silva Herzog Flores, ex secretario de Hacienda durante la presidencia de José López Portillo.
“La extranjerización de la banca mexicana es uno de los más graves errores que hemos cometido en la historia económica de México”, expresó en el paraninfo de la Universidad de Guadalajara (UdeG), durante la presentación del libro La nacionalización bancaria, 25 años después.
“Hoy, 85 por ciento de la banca mexicana está en manos extranjeras. Somos el único país de entre los 12 más importantes del mundo que ha perdido el control de su banca y que la ha dejado en manos extranjeras. A mi juicio, uno de los más graves errores históricos en la economía nacional, por lo menos en los últimos años”.
La ceremonia estuvo presidida por el Rector general, Carlos Briseño Torres, quien indicó que “los libros siempre tienen un valor intrínseco, más cuando contienen testimonios de protagonistas de hechos que han marcado la historia reciente de los países, como el caso de Silva Herzog Flores, a quien le tocó ser protagonista”.
Silva Herzog narró que en los últimos 25 años la banca pasó del sector privado mexicano a la expropiación en 1982, después a la reprivatización, luego al rescate bancario, a través del Fobaproa y ahora IPAB y actualmente el dominio está en manos extranjeras.
El ex presidente José López Portillo consultó a Silva Herzog sobre su intención de nacionalizar la banca. El ex funcionario le manifestó su desacuerdo, sin embargo, fue hecha en momentos de incertidumbre económica para los inversionistas.
De 1978 a 1981 México tuvo un crecimiento sostenido anualizado de 8.4 por ciento del producto interno bruto (PIB), situación que nunca más se ha presentado. En 1981 “se tenía que administrar la abundancia” por el descubrimiento de nuevos yacimientos de petróleo en Campeche. En ese año el mercado petrolero mundial bajó sus precios, mientras que México los incrementaba. Iniciaron las fugas de capitales. Tan sólo en 1981 salieron del país 20 mil millones de dólares, y empezó el descenso de la economía en Estados Unidos.
“El presidente López Portillo tenía la idea de que los banqueros eran los saqueadores”, dijo Silva Herzog, quien aclaró que aunque él no estaba de acuerdo con la nacionalización de la banca, durante el periodo de la banca nacional hubo “un buen desempeño”, porque se consiguió el respeto a la autonomía de gestión y fue promovida la competencia y el ahorro. Durante el periodo de la indemnización, el proceso resultó “transparente”, dijo con clara alusión al desaseo que propició el rescate bancario (Fobaproa).
Silva Herzog aseveró que el lunes 3 de marzo, el presidente Felipe Calderón anunció 10 medidas de apoyo a la economía nacional, “cositas pequeñitas”, pero “no hay una sola mención en ese paquete de medidas de apoyo a la posible contribución del sistema bancario mexicano ante la coyuntura desfavorable a la que nos vamos a enfrentar en los próximos meses, situación diferente a lo que hubiese pasado si el control de la banca no estuviera en manos extranjeras”.
Participaron en la presentación del libro, la Federación de Alianzas Francesas de México; Agustín Legorreta Chauvet, ex presidente del consejo de administración del Banco Nacional de México (Banamex); Jesús Soto González, ex director general del Banco Refaccionario de Jalisco y ex presidente del Centro Bancario de Jalisco (CBJ), y Enrique Cárdenas Sánchez, director ejecutivo del Centro de Estudios Espinosa Yglesias.