El Bosco la visión alucinada

383

En el libro quinto de Moisés, conocido como Deuteronomio, el profeta se dirige a su pueblo con estas palabras: “Y Jehová enviará contra ti la maldición, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano e hicieres, hasta que seas destruido, y perezcas presto a causa de la maldad de tus obras…” (Dt. 28.20).
Bajo esta premisa, en que los hombres se han apartado de Dios y que con dolor y terror habrán de pagar por sus culpas, construyó la compleja iconografía de su obra uno de los pintores más grandes y enigmáticos de la historia, surgido entre finales del medievo y principios del renacimiento: Jeroen Anthoniszoon van Aeken alias Bosch, llamado en español El Bosco.
Hacia 1450 nació El Bosco, en Hertogenbosch (Bois le Duc, Bosque Ducal), una ciudad que pertenece a la provincia de Brabante, en el sur de los Países Bajos, de donde luego de latinizar su nombre a Hyeronimus, obtuvo su apellido, ya que aparentemente el derecho de explotar el paterno sólo correspondía al primogénito de la familia: su hermano Goossen. Éste, además heredaría el taller del padre, pues la tradición artística de los van Aeken procedía de generaciones atrás.
Así, las creaciones de El Bosco obedecían a parámetros artísticos viejos, y a aquellos más recientes que tenían la conciencia del pensamiento religioso de esos momentos y que penetraba en todas las manifestaciones sociales. Sin ello no se podría entender por qué las obras de este pintor están pletóricas de símbolos y alucinantes representaciones demoníacas, que denuncian y castigan los pecados del hombre.
En el mundo cristiano, el pecado es una acción negativa por la que el hombre se opone libremente a la voluntad de Dios y mata así su propia gracia. Una equivocada autoafirmación y soberbia desobediente, como dice san Pablo, y que empantana al mundo en su inmundicia y lo aleja del bien.
Tales ideas son las que plasmó El Bosco, haciéndose un portavoz del movimiento literario y pictórico de su tiempo, que engendraba la transición entre el oscurantismo y el renacer humanístico; entre el teocentrismo y el hombre que se convierte en la medida de todas las cosas. De ahí que en sus cuadros se halla un agudo crítico de la sociedad en que vive. Él, como otros más, sabe que la espiritualidad ha sido profanada y está en decadencia; se pretende volver a los principios bíblicos y procurar un “cristianismo puro”, como el que defendía Erasmo de Rotterdam (1467-1536), y que al recordar su obra El elogio de la estulticia, se puede aclarar el pensamiento moralista, didáctico, reformista que se lee en las obras bosquianas, y que se valen del sarcasmo en lo cotidiano y hasta en lo vulgar para ilustrar lo que no es tan asequible para la gente a través de las palabras: en la tradición moralizante impuesta por san Gregorio las pinturas de los templos servían de instrucción a los indoctos. Siglos después, los estudiosos han tenido que devanarse los sesos para tratar de comprender cabalmente a los viejos artistas.
El genio y la desbordada imaginación de El Bosco sobrepasan al conocimiento cultural de la época. Ya en vida gozaba de fama y era uno de los pintores favoritos de Felipe II. A su muerte, ha surgido un alud incontenible de opiniones y estudios sobre su obra. En 1600, fray José de Sigí¼enza respondía así a quienes denostaban el valor del maestro flamenco: “Quiero demostrar agora que sus pinturas no son disparates, sino unos libros de gran prudencia y artificio, y si disparates son, son los nuestros, no los suyos, y por decirlo de una vez, es una sátira pintada de los pecados y desuarios de los hombres”.
De la extensa obra de El Bosco, que abarca los temas de la vida de Cristo, los santos y la vida mundana, hay algunas superiores a otras, por la cantidad de intrincados elementos narrativos, simbólicos, moralistas y escatológicos que contienen: El carro del heno, El jardín de las delicias, Juicio final y Tentaciones de san Antonio. En todos ellos muestra el autor la perdición y la devastación a la que llevan los vicios, la necedad humana; contadas en las partes que conforman el todo de sus trípticos. Allí se encuentran los males que de manera sencilla nos había advertido en su Mesa de los siete pecados capitales, pero que ahora ante el desenfreno y la desidia de los hombres, termina en una orgía de escarnio y castigo para los culpables; miserables personajes que en ciertos casos dirigen la mirada a su espectador, creando con ello el pintor, un sentimiento en quien lo observa, ya no tanto de contrición, es decir, de la pena de haber ofendido a Dios, sino de atrición, que es el miedo a los tormentos por las faltas cometidas.
El 9 de agosto de 1516, en la capilla de la colegiata de la cofradía de Nuestra Señora, en Hertogenbosch, se realizaron las exequias por Jeroen Anthoniszoon van Aeken, muerto pocos días antes.