El acondicionamiento físico se reinventa en la pandemia

Clases en línea, renta y venta de aparatos, diversificar su oferta para el presente y el futuro: esto son algunos de los efectos y retos que enfrentan los gimnasios y demás espacios dedicados a la actividad física y el deporte debido a la contingencia por el Covid-19

216
Durante el confinamiento por la pandemia del Covid-19 y el cierre de los gimnasios, éstos para sobrevivir han aprovechado las nuevas tecnologías y un renovado interés hacia el ejercicio por parte de la población en general. Foto: Internet

Uno de los sectores más afectados por la pandemia de Covid-19 es el de los gimnasios, que ante el golpe económico que representa el cierre de sus instalaciones, en algunos casos han tenido que implementar estrategias para seguir ofreciendo servicio a sus socios para poder hacer menos difícil el regreso a una nueva normalidad.

Natalia López, egresada de la licenciatura en Cultura Física y Deportes de la Universidad de Guadalajara, desde hace algunos años inició una aventura con la apertura de un gimnasio, y explicó que hoy las circunstancias obligan este sector a reinventarse.

“En nuestro caso hemos ofrecido los servicios online, hemos creado mucha contención en la comunidad vía Whatsapp, Facebook, grupos públicos, privados, hemos creado plataformas de comunicación que tengan a nuestros socios activos, tanto en el área de nutrición, cuerpo, mente y espíritu, no hemos improvisado, finalmente es una oportunidad donde hemos llevado la estructura de servicio a vías de comunicación online”.

Esta nueva realidad de servicios los ha llevado a impartir charlas, talleres, conferencias, clases, sesiones de estiramiento, entrenamiento, clases de baile por Zoom, Facebook y han creado retos de alimentación, cuidado de la salud, donde incluso gente que no es socia se integra.

“Abrimos 5 horas en la mañana y 5 en la tarde, hoy estamos dando una clase en vivo en la mañana, en promedio asistían físicamente entre 12 y 18 personas y online tenemos entre 34 y 50, ha sido bastante sorprendente el resultado que hemos tenido, hay mucha gente que está recibiendo los servicios sin ningún costo”.

Natalia López, egresada de la licenciatura en Cultura física y deportes de la UdeG, tuvo que cerrar su gimnasio, pero ofreció una vasta gama de clases por internet. Foto: Facebook

Natalia López señala que el panorama no es diferente en el resto del mundo. Al formar parte de una red internacional de gimnasios, donde están incluidas cadenas de espacios de acondicionamiento físico de Europa, Brasil y Japón, explicó que todos coinciden en que la respuesta online ha sido mucho mayor que cuando estaban abiertos al público.

“En los lugares donde ya abrieron, como China, Brasil, España, han regresado entre el 15 y 20 por ciento de asistencia, pero no porque no quieran, sino por el miedo a contraer el virus. Lo que hemos sugerido entre todos es que una vez que abramos, no dejar la comunicación online para que sigamos manteniendo y tengamos mucha mayor respuesta”.

La parte económica ha sido la más complicada para estos espacios, especialmente en lo referente a los gastos fijos, que incluyen la renta y la nómina, que ha generado pérdidas millonarias en el caso de las grandes cadenas.

“Hemos negociado incluso con Profeco que se nos cobre la mitad de la renta, hemos negociado el 50 por ciento para colaboradores, hay gimnasios que despidieron al 30 por ciento de su staff, tratamos de solventar los gastos mínimos y recortar los gastos lo más que podamos, negociar algunos préstamos. Hay gimnasios que han rentado plataformas para que solo paguen mensualidades virtuales y se les ofrezcan las clases, hay gimnasios que no están dando nada gratis, otros que nada más cerraron. Yo creo que después de todo esto sobrevive aquel que estuvo ofreciendo servicios y creó una estrategia nueva de ventas”.

En cuanto a los retos, una vez superada la pandemia, indicó que serán cuidarse, mantenerse económicamente y administrativamente, habrá reajustes en el recurso humano, cuidar a los clientes, ya que tendrán una forma diferente de operar.

“Ya nos están diciendo cómo hay que abrir, qué medidas tomar, en China hay un acciones que se están tomando como no permitir el acceso de más 15 personas en una hora, utilizar máquinas a cierta distancia, los entrenadores utilizan cubrebocas, aerosol para calzado“.

Entre las buenas noticias que ha dejado esta pandemia, considera que está el hecho de que mucha más gente realiza actividad física, porque quedaron fuera los pretextos y el “no tengo tiempo”.

“Hay gente que está activa ahora por las circunstancias, es mucho mayor que antes de la pandemia, nos dimos cuenta que una de las cosas más importantes es tener salud y que nuestro sistema inmune esté fuerte, nuestra mente preparada, el alma preparada y lo sostengo por el número de gente que se integró y pueden hacer las sesiones a la hora que quieran con las clases que se quedan en redes sociales”.

Esta crisis además generó la unión entre estos espacios que ahora, más que competencia, generan alianzas estratégicas.

Mientras el sector de los gimnasios registra grandes pérdidas económicas, el de la venta de aparatos para hacer ejercicio registró incrementos considerables. Foto: Internet

Los entrenadores

Daniel Huerta Ortiz es entrenador de crossfit en un gimnasio de la ciudad. Al inicio del confinamiento su preocupación era la parte salarial, ya que al igual que el resto de los espacios sobreviven de las cuotas mensuales y anuales de los clientes y fueron cerradas las cerca de 25 sucursales en la ciudad.

“Afortunadamente nos están pagando, sólo tenemos que estar a disposición para cualquier situación y estar al pendiente de los socios, a quienes queremos mantener para nuestro regreso”.

Ellos al igual que otros espacios implementaron sus clases en vivo por redes sociales, imparten baile, yoga, crossfit e incluso la renta de equipo para que los socios realicen ejercicio desde casa.

“La respuesta de los socios se complica a veces por los horarios, pero aún así les preguntamos si les gusta la rutina, horarios, estamos al pendiente de ellos”.

Consideró que los retos serán recuperar la confianza con los socios para que no se den de baja y mantener unidos a los compañeros de trabajo.

Incrementa venta de aparatos para ejercicio

Mientras un amplio sector deportivo se encuentra detenido y con pérdidas económicas, existe otra área que durante esta pandemia ha vivido uno de sus mejores tiempos y es el de renta y venta de aparatos y accesorios para realizar actividad física, que se han incrementado en un alto porcentaje.

Natalia López implementó este servicio de venta y explica que los más vendidos en cuanto a accesorios son las ligas, mancuernas y tapetes que incluso se agotaron la semana pasada en México.

“Diversos distribuidores de máquinas me han dicho que se incrementó la venta, la gente está pagando su espacio en casa y a aquellos que se han dedicado a la venta de accesorios les ha ido bien. En las plataformas, las ventas de artículos para hacer ejercicio están dentro del top ten”.