Dinamitar el espíritu

199

Fernando Savater (San Sebastián, España, 1947) llega esta vez envuelto en un halo de misterio. “Su presencia será una auténtica sorpresa, pues no sabemos ni siquiera el título de su conferencia”, señala la coordinadora de la Cátedra Julio Cortázar, Dulce María Zúñiga.
Pero tal vez no sea difícil adivinar los temas que tocará en el Paraninfo de la Universidad de Guadalajara. En su última ponencia de visita a la Feria Internacional del Libro (2008), titulada: “Gente sin miedo a saber”, habló de su fructífera obra (más de 85 libros), sus reflexiones sobre los valores, la ética, la libertad, y de ETA, tal vez su tema más coyuntural.
Porque ya sabemos que Savater es un confeso enemigo de los nacionalismos, por eso tal vez sea ineludible en su charla que mencione su beneplácito por el cese (“definitivo”) al fuego que anunció recientemente el grupo terrorista vasco ETA, bajo cuyas amenazas vivió el filósofo (escoltas incluidas) durante muchos años.
“Con ETA sólo se puede hablar de cuándo va a dejar las armas, de dónde, de qué tipo de alivio penitenciario se puede dar a sus miembros que no hayan cometido delitos de sangre, pero no se puede hablar con ETA del futuro del País Vasco”, señaló hace tres años.
Más difícil parece que en su visita Savater no quiera hincarle el diente a los últimos resultados de las elecciones en España y el triunfo del Partido Popular, así como la postura actual de los jóvenes indignados con quienes coquetea, sobre todo de su país, quienes han salido a las calles a protestar contra la injusticia social, la crisis económica así como contra los políticos en general.
Pero también el invitado puede calmarse en las aguas de su obra misma, y a 20 años de la publicación de su libro, ahora convertido en un auténtico best-seller, Ética para Amador, con seguridad hablará de la libertad, a la que alude en esa obra como “la posibilidad de escoger dentro de lo posible”.
Al respecto, en su última visita mencionó que la libertad es un “beneficio peligroso. Lo mejor sería ser como los animales, programados por la naturaleza. Libertad es la capacidad de seguir programando nuestra vida, libertad hace que tengas muchas posibilidades de equivocarte”.
¿Profesor, escritor o filósofo?
Muchos consideran a Savater como el Sartre español, aunque otros lo consideran más un profesor de filosofía que filósofo, sobre todo un escritor, especializado en ética, al que ha dedicado numerosos textos: La tarea del héroe (Premio Nacional de Ensayo en 1982), Invitación a la Ética (1982), Ética como amor propio (1988) y Ética para Amador (1991), traducido a 18 idiomas.
Se doctoró en 1975 con una tesis sobre Nietzsche. Desde 1995 enseña filosofía en la Universidad Complutense de Madrid. Además tiene de varios doctorados honoris causa y el premio Sajarov de los derechos humanos (2000), Savater ha recibido el Premio Nacional de Ensayo (1982), el Premio Anagrama, el Premio Ortega y Gasset de periodismo (2000), y el Premio Fernando Abril Martorell por su contribución a la defensa y difusión de la libertad, la tolerancia y los derechos humanos.
De entre muchos autores que lo han influenciado y uno de sus preferidos, tal vez sea el filósofo rumano-francés Emil Cioran, a quien a 100 años de su natalicio visitó en su tumba hace unos meses, y cuya amistad y admiración perduró hasta su deceso en 1995.
Savater fue precisamente el exégeta del pensamiento de Cioran en España: prologó y tradujo el Breviario de podredumbre (1992) y escribió un Ensayo sobre Cioran (1992) donde trazaba un retrato magistral de su personaje con quien se identificó a la perfección, según puede leerse en el siguiente texto:

Sería inútil tratar de convertir a Cioran en una bandera revolucionaria o buscar en él complacencias positivas con cualquier movimiento libertario; aun más estúpido sería pretender dar cuenta de su pensamiento político clasificándolo de “de derechas”. Pero, como ya hemos advertido antes, el orden del mundo no encuentra en Cioran ningún argumento positivo, ningún resquicio apologético. Su lección es enconadamente negativa: a fin de cuentas se trata de terrorismo en estado químicamente puro. Como en el caso de Nietzsche, estamos ante un dinamitero del espíritu.

Fernando Savater en la Cátedra Cortázar
Martes 29 de noviembre, a las 12.00 horas
Paraninfo Enrique Díaz de León de la Universidad de Guadalajara