Días de verano

48

500 días con ella (500 days of summer) es una comedia que retrata de forma agridulce y con narrativa no lineal, la amargura del desamor. El director Marc Webb, señala: “Esta no es una historia de amor. Tampoco es un cuento de hadas, aunque los dos protagonistas podrían vivir en un reino muy lejano”. Tom (Joseph Gordon-Levitt) es un joven que piensa que nunca podrá ser feliz. Al parecer la culpa la tiene su fanatismo hacia el britpop y su mal interpretación de la película El graduado.
Tom conoce a Summer (Zooey Deschanel), una chica que labora en su misma oficina y de la cual se enamora a primera vista. Summer no cree en las relaciones, sólo en la libertad y en el hecho de que es joven y debe aprovecharlo para divertirse. A partir de ese día, inician 500 días de relación, en los cuales Tom conquistará y perderá al supuesto amor de su vida y, claro está, hará todo lo posible por recuperarlo.
500 días con ella es una producción realizada en 2009, que logra romper el prototipo de las comedias románticas. Tom y Summer se muestran como una pareja de carne y hueso, que sufre y al mismo tiempo es feliz por detalles tan ordinarios como discutir acerca de su música predilecta. El encanto de la película radica en el guión que presenta este amorío como un rompecabezas.
En las primeras escenas vemos a Tom y a Summer tomados de la mano. Luego terminan su romance. Así es toda la película: saltos temporales por la mente y el corazón de los protagonistas. En realidad el guión funciona perfectamente, porque se adentra en pasajes que podrían estar en la memoria de cualquier individuo. Cada vez que recordamos a alguien, no lo hacemos en orden cronológico: brincamos entre los episodios más significativos, sin dar importancia a las fechas o calendarios.
En 500 días con ella, no sólo la estructura del guión es ambiciosa. También lo son los distintos recursos narrativos que presenta el director Marc Webb. Es notable una escena en la cual divide la pantalla en dos fantasías de Tom y podemos apreciar aspectos de la realidad y su expectación.
La secuencia que conduce la cinta es un musical que refleja el sentir del joven después de haber pasado la noche con Summer.
Una película que trata el tema del amor desde una perspectiva actual y sin cursilerías.