Desmontar la violencia a través de la escritura

La antropóloga Anayanci Fregoso, académica de la UdeG, lleva educación a la cárcel como parte de un proyecto que busca desarticular el tema de la violencia y generar una cultura de paz

184
Talleres de escritura en la cárcel

“Para mí era normal cuando me pegaban mis papás. Yo pensaba que era porque no me querían, y ahora me doy cuenta de que así los educaron a ellos, a golpes, para que entendieran también. Recuerdo cuando mi papá se peleaba con mis tíos, todo eso me hizo pensar que a base de golpes se resolvían los conflictos. Así fui creciendo, queriendo resolver las cosas a golpes…”

El anterior es un extracto de la biografía que desarrolló Fernando “N”, de 20 años de edad y privado de la libertad, en uno de los cursos-talleres que ofrece la jefa del Departamento de Estudios en Educación del CUCSH de la Universidad de Guadalajara, Anayanci Fregoso Centeno, desde el año 2016 hasta la fecha, primero en el Centro de Reinserción Femenil para Mujeres y ahora en el Centro de Atención Integral Juvenil del Estado de Jalisco.

¿Por qué tu interés de llevar educación universitaria a la prisión?

Empecé en el segundo semestre de 2016. Es justamente hacer efectivo el derecho a la educación. Este modelo que yo sigo busca romper con estereotipos, prejuicios y estigmas sobre la prisión y las personas privadas de libertad. El objetivo no es hacer investigación, sino tener una experiencia educativa entre personas privadas de libertad y estudiantes universitarios que, en este caso, provienen de licenciaturas como las de Sociología, Trabajo Social, Antropología y Psicología. Probar que en condiciones adversas es posible tener una experiencia donde se haga evidente que podemos vernos como iguales, que podemos convivir y aprender.

¿Qué nos puedes platicar acerca de la experiencia con este curso-taller en prisión?

Mi experiencia ha sido solitaria, porque no hay un programa institucional, en este sentido, dentro de la Universidad de Guadalajara. Lo que he visto que puede construirse es un espacio de reflexión donde sea posible hablar en voz alta y pensar juntos, sobre asuntos que nos preocupan e interpelan, y tener eco con los otros. Me encantaría que se ofrecieran carreras completas y que esto pudiese incidir en prepararse de mejor manera para cuando salgan, porque, además, la cuestión con los jóvenes es que tienen fecha de salida próxima, entonces, con una carrera podrían salir y encontrar trabajo, y, aún mejor, ser ciudadanos con capacidad de agencia.

¿Qué resultados nos puedes compartir?

En perspectiva, yo lo que veo en esta cuestión de llevar educación a la cárcel es un proyecto de desmontar el tema de la violencia. Y lo veo con las experiencias que nos han compartido los jóvenes, donde reconocen que toda la vida han vivido con violencia. Pero si se hiciera, digamos, una política social, una política educativa que atravesara todo el sistema penitenciario, estaríamos garantizando el derecho a la educación y también una herramienta para generar una cultura de paz.

Anayanci Fregoso Centeno
Anayanci Fregoso Centeno es jefa del Departamento de Estudios en Educación del CUCSH. Foto: Archivo UdeG

¿La escritura como experiencia transformadora es el tema de este curso con los jóvenes?

Después de mi experiencia en el Femenil, donde trabajé con autobiografías, he tratado de seguir impulsando esto con los jóvenes. Ha habido textos importantes, sobre todo el tema de pensar la violencia, pensar su vida, desde ahí, pensar qué es para ellos ser joven, ejercicios sobre qué es el encierro y que también hablen para los de afuera y para los de adentro, qué es la prisión. Les voy poniendo un tema, un título, y les pido que escriban a la par de ir haciendo lecturas que puedan hacerles sentido.

En este curso que inicia, ¿cuántos jóvenes participan?

Son 11 estudiantes de la universidad y 11 jóvenes privados de la libertad. No siempre es la misma cantidad, varía. Esta vez la intención es que sea ese número, porque quiero hacer algunas actividades espejo entre ellos, es decir, entre los de afuera y los de adentro.

¿Cómo le hacen para conseguir las lecturas?

De esta cuestión se hacen responsables los estudiantes externos, ellos se las llevan. Yo les doy las lecturas a los estudiantes externos y les pido que hagan un dossier, un juego de lecturas impresas para que se los den a un compañero de adentro.

¿Qué tipo de lecturas?

Son textos realizados por antropólogos, sociólogos que piensan la juventud, que nos ofrecen datos, números y reflexiones. Por ejemplo, Marisa Urteaga, Salvador Cruz Sierra, Carles Feixa. Vamos a leer la autobiografía de Angela Davis, una filósofa afroamericana, antirracista y feminista, quien estuvo en la cárcel y habla de esto en su autobiografía.

 

Aquí pueden escuchar algunos fragmentos de los textos realizados por participantes de los talleres impartidos por Anayanci Fregoso Centeno tanto en el Centro de Reinserción Femenil para Mujeres como en el Centro de Atención Integral Juvenil del Estado de Jalisco.