Desierto y contemplación

612

El pasado viernes 11 de septiembre fue inaugurada, en la galería Jorge Martínez, del Departamento de Artes, la exposición Matehuala, de los fotógrafos y hermanos Fernando y Gerardo Montiel Klint, que se presenta en el marco del festival de Fotoseptiembre.
La exposición, de 16 piezas, muestra la realidad de un pueblo que parece estar abandonado. Matehuala, San Luis Potosí, se encuentra en medio del desierto mexicano y es zona sagrada para los huicholes, que celebran en ese lugar, ritos relacionados con el consumo y veneración del peyote. Y es, al mismo tiempo, una zona estratégica para los que viajan y transportan mercancía entre Estados Unidos y México, obligándola a convertirse en ciudad de paso.
Las fotografías guardan algo de nostalgia, al mostrar un cierto abandono. Un lugar en donde el tiempo se detuvo, donde todo tiene el aspecto de hace veinte años atrás.
Aunque este pueblo es un símbolo para el huichol, la visión que los hermanos Klint nos dan del mismo, es particularmente el aspecto de la “parada de ruta” que se hace, y de los distintos servicios que allí existen, aunque sean precarios.
Se afirma también que parte de la mafia del narcotráfico en México ha aterrorizado la zona, al chantajear a los dueños de establecimientos, cobrándoles una cuota para que puedan seguir operando sus negocios.
A través de los parajes podemos ver las historias que allí se esconden: en un motel, en un restaurante o a un lado de una gasolinera. Historias aisladas en el desierto.
Tanto Gerardo como Fernando han realizado distintos materiales fotográficos, pero siempre por separado. En esta ocasión los hermanos se unen para dar una perspectiva más “natural” del paisaje con el que se encontraron, con la realidad que pudo ser captada en la noche, en donde necesitaron de equipo especializado para dar una mayor calidad a las fotografías.
“Decidimos hacer lo que nunca habíamos realizado. Esto quiere decir, trabajar como equipo, abordando la fotografía de la manera más directa posible, con lo primero que nos cautivara, aquello que nos fuera significativo e iniciático en tierra sagrada: crear imágenes contemplativas”.
La exposición estará vigente hasta 30 de septiembre, en la galería Jorge Martínez, del Departamento de Artes. Belén 120, esquina Independencia. La entrada es libre.