CUNorte: innova en modalidad educativa

80

Apostarle a la zona Norte de Jalisco con la apertura del Centro Universitario en el Norte ha sido uno de los logros principales de la Universidad de Guadalajara, a 15 años de constituida la red, señala Alberto Castellanos Gutiérrez, rector del CUNorte. “Mucha gente puso en duda la pertinencia de abrir un centro universitario en esa zona, ya que en las últimas décadas ha venido decreciendo la población en esa región de Jalisco, por la migración a otras ciudades en donde hay más oportunidades de estudio”.
Esa desventaja se convirtió en la justificación perfecta para la defensa de la apertura del CUNorte. Castellanos refiere que ese fue uno de los argumentos contundentes. “Era una región donde se debía fortalecer la educación. Si la gente se iba era porque no encontraba oportunidades de quedarse. Es una zona expulsora de mano de obra”.
El rector del centro universitario afirma que al llegar encontraron un espacio parecido a lo que tenía en ese tiempo la UdeG, que era la Universidad virtual. Iniciaron con los programas educativos tradicionales de manera virtual, en que los alumnos asistían dos días a clases presenciales y otros recibían clases on line.
El sistema servía, pero había incertidumbre por parte del alumnado. “Ellos querían saber si lo que estaban aprendiendo les iba a servir para algo”.
Tras un diagnóstico se le dio más presencialidad a los programas educativos en el centro universitario, y con el aval del Consejo Universitario se preparó la propuesta del modelo educativo, se fortalecieron los cursos en línea y los programas de tutorías, así como la formación docente. “Se hizo la reorientación de los programas educativos pertinentes a las necesidades y oportunidades de desarrollo que requería la región, como en el caso de las licenciaturas en agronegocios, antropología, turismo, nutrición, enfermería, electrónica y computación”.

Impacto positivo
Para el maestro Alberto Castellanos, la presencia del CUNorte ha tenido un impacto importante en la región, evidente en el incremento de la matrícula del centro, el cual inició con 500 alumnos y ahora cuenta con más de mil 600 estudiantes.
Las nuevas generaciones que egresan del CUNorte ya empiezan a emplearse en los ayuntamientos, profesionalizando a los mismos y a los comercios de la propia región, lo que genera desarrollo y crecimiento en los aspecto económico, cultural y social de la zona.
Cuentan con un sistema de gestión de calidad, con la certificación de los procesos académicos para la administración de cursos en línea, programas educativos y la casa de la cultura, espacio cultural con ofertas tanto para universitarios como para la ciudadanía en general.
Refiere Castellanos Gutiérrez que pese a que la investigación en la zona Norte es incipiente, el centro tiene algunos investigadores que pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SIN), así como profesores con un perfil del Programa de mejoramiento del profesorado (Promep).

Modalidad educativa consolidada
En CUNorte los alumnos van hasta tres días a clase presencial. Tanto estudiantes como profesores crean en la modalidad educativa con la que cuenta el centro universitario. Es una modalidad semiescolarizada, mixta, conocida como e-learning, de aprendizaje mezclado.
Para Alberto Castellanos, uno de los logros importante es la nueva implementación del software libre que utiliza la plataforma moodle, lo que ha ayudado a usar mayores herramientas e incrementa la interacción de la comunidad universitaria. “Una aportación que le damos a la Universidad en materia de innovación educativa, en la que se retoma lo mejor de la educación tradicional y el uso de las nuevas tecnologías”.
Para tales fines han venido equipando las aulas a las necesidades del nuevo modelo educativo, con mesas trapezoidales, cañones, pizarras digitales y aulas hexagonales que rompen con el esquema tradicional y donde el docente y los alumnos interactúan cara a cara.

Comunidad wirrárika
El uso de las tecnologías es a veces complicado, más para algunos estudiantes del CUNorte, sobre todo de la comunicad wirrárika, quienes llegan al centro con el primer reto: el empleo de las nuevas tecnologías a través de la computadora.
A decir de Castellanos Gutiérrez, la modalidad semipresencial exige aprender a leer y comprender todas las lecturas que vienen en la plataforma educativa. Como estos alumnos no tienen como lengua materna el español, el aprendizaje se les dificulta, sobre todo cuando se les aplica el mismo examen que a los otros estudiantes. “Se les dificulta el ingreso a la universidad en el momento de presentar el examen por primera vez”.
Comenta el rector de la institución que al principio sólo contaban con dos alumnos wirrárika y ahora suman más de sesenta. “Acabamos de aprobar el convenio con las comunidades wirrárika para aplicar una acción afirmativa con los muchachos, donde se garantiza el 10 por ciento de ingreso en todas las carreras a favor de estos estudiantes”.
A quince años de la red, en CUNorte el saldo es positivo, aunque para su propio rector aún quedan cosas por hacer, como la implementación del postgrado, la consolidación de la plantilla de profesores y la ampliación de la infraestructura.