Cuatro laboratorios UdeG trabajan en la detección de Covid-19

Con turnos de hasta 12 horas, decenas de especialistas, algunos de ellos voluntarios, trabajan a diario en los espacios que la Universidad ha acondicionado para realizar las pruebas de detección del nuevo coronavirus, una de las medidas primordiales en la lucha contra la pandemia

3472
Foto: Alfonso Martínez

Dotados con la mejor tecnología y certificados por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), la Universidad de Guadalajara instaló cuatro laboratorios para el análisis de muestras de Covid-19, tres en el Área Metropolitana y uno en Puerto Vallarta, donde diariamente trabajan 62 profesionales de la salud en el monitoreo de los contagios en Jalisco.

El reto es grande, demandante, y requiere eficiencia, pues la información que se genera es delicada y tiene un impacto en la población, explicó Alfredo Corona Rivera, jefe de la Unidad de Citogenética del Hospital Civil Juan I. Menchaca, donde se encuentra uno de los laboratorios, que forman parte del Sistema de Detección Activa Covid-19, del Plan Jalisco Covid-19.

“La experiencia ha sido mucha, la situación nos obligó a entrar en áreas nuevas y eso ha pasado en todo el mundo. La enfermedad es joven, en el mundo y en México hay mucho que aprender, los conceptos y conocimientos sobre ella van cambiando día a día y estamos adaptándonos a eso”.

El laboratorio que entró en operaciones a principios del mes de abril está integrado por ocho especialistas, más voluntarios como estudiantes de posgrado y prestadores de servicio social. Se han analizado mil 700 pruebas, alrededor de seis por ciento han sido positivas.

Lucina Bobadilla Morales, supervisora de la Unidad de Citogenética, por mucho tiempo se ha dedicado al estudio de cáncer en niños, y ahora se tuvo que involucrar en el análisis de esta nueva enfermedad, de la cual, dice, procesan alrededor de 70 u 80 muestras todos los días.

El panorama en el Instituto en Investigación de Inmunodeficiencia y VIH, del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, no es muy diferente. Ahí las jornadas también son largas, se analizan en su mayoría las muestras que se aplican a los profesionales de la salud, pero también de la población en general, informó su directora, Karina Sánchez Reyes.

“La experiencia es muchísima, hemos adquirido crecimiento profesional como personal, es una gran satisfacción poder estar ayudando de esta manera a la población , a los jaliscienses y a la comunidad de UdeG”.

Ahí, desde finales de abril, tres investigadores con doctorado en ciencias biomédicas, dos técnicos, una estudiante de biología molecular y medicina, como voluntaria, han analizado mil 400 muestras de las cuales alrededor de 45 han sido positivas.

Monserrat Álvarez Zavala es investigadora de este instituto, y para ella ayudar en una pandemia es algo que la marca y que no todos tienen la posibilidad de vivir.

“Durante mucho tiempo a los que nos dedicamos a la ciencia y la investigación la nación nos ha becado y de pronto crees que nunca lo vas a retribuir de una manera rápida, y esta es una forma de retribuir”.

Dijo que todas estas acciones son un ejemplo de cómo la asociación entre el gobierno, las entidades de salud y las universidades pueden resultar buenas y con beneficio para la sociedad.

Los procesos

El Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), es sede de otro de los laboratorios de detección de Covid, donde participan 40 profesionales de la salud, entre estudiantes, investigadores y académicos.

Empezó a operar el 15 de abril y en él se han aplicado 2 mil 800 pruebas, explicó la encargada del laboratorio, Andrea Machado.

“A partir de que recibimos la muestra, es transportada al área de inactivación, ahí se realizan diferentes procesos para que si el virus está presente, no esté activo. Una vez que está inactivo, estas muestras son pasadas al área de extracción de ácidos nucleicos, del que, en dado caso de que las muestras fueran positivas, recuperaríamos el material genético del virus y posteriormente pasaría al área de PCR, en la cual, si fuera el caso de que la muestra es positiva, ocurriría la amplificación de fragmentos génicos de dicho virus. Por último los resultados que se obtienen de la prueba PCR son analizados en un software especializado, para poder verificar si un paciente es positivo o no”.

Para todos esos procesos utilizan diversa tecnología, con equipos automatizados que trabajan de forma rápida, lo que contribuye a que los resultados puedan salir en 24 horas o, en algunos casos, en 48, de ahí la importancia de la inversión de la universidad en equipos que ha permitido que me mejore el flujo de trabajo.

“Se está haciendo un trabajo bastante pesado, porque unos trabajan entre 12 y 16 horas al día, pero ha sido muy gratificante ver que podemos contribuir en algo a la situación“.

María Fernanda Isadora Corona, doctora en Ciencias del Centro Universitario de Tonalá, es la encargada de voluntarios del laboratorio y está en el área de inactivación.

“Siento que no cualquier persona pueda estar en un laboratorio como éste, se requiere mucha fuerza mental y física, el equipo de inactivación desde que entra a su área no sale para nada por seguridad, no podemos beber agua, tomar alimentos, para que nuestro cuerpo resista el tiempo que tiene que estar ahí”, explica.

Únicos en la región

El laboratorio Covid-19 en Puerto Vallarta, con sede en el Centro Universitario de la Costa (CUCosta), tiene una capacidad para procesar hasta 30 pruebas diarias y es el único en esa región, explicó Miriam Partida Pérez, quien es la encargada de la extracción de RNA.

“Estoy muy orgullosa de colaborar en este proyecto, que es muy importante para la regió, porque no se realizan pruebas directamente, se mandan fuera de aquí, esto es muy importante para dar una respuesta inmediata a todos los posibles contagiados de Covid”.

Juan Heriberto Torres, encargado de inactivar el virus al recibir las muestras, destacó que es fundamental realizar estas pruebas, al ser este municipio uno de los focos rojos a nivel estatal.

“Esta labor es muy importante porque al detectar una persona con infección podemos lograr que se pare la cadena de contagio y así disminuir la frecuencia de la pandemia de población”.