Confirmada la alternancia en Jalisco

472

Los presidentes municipales electos tendrán que lidiar con una gran deuda de sus antecesores panistas, que podrían tardar en sufragar alrededor de un año o más. Además, los municipios albiazules planean sindicalizar a numerosos trabajadores de confianza, para que cuando llegue el relevo se vayan a juicio en Conciliación y Arbitraje, dijo Roberto Castelán Rueda, rector del Centro Universitario de los Lagos (CULagos).
El mandatario estatal, Emilio González, tendrá a toda la Zona Metropolitana, gobernada por un partido diferente al suyo, con el que deberá cohabitar. Si esto es bien manejado, arrojará beneficios para la ciudadanía. “Será como una especie de divorcio, en que los niños se van con el papá y le dicen que la mamá no les quiere comprar tenis y se van con la segunda para decir lo mismo”.
El albiceleste enfrenta una crisis muy seria, por lo tanto, deberá hacer una autorreflexión y evaluar qué tanto le conviene que determinadas corrientes y tendencias se apoderen de sus espacios y qué tanto han traicionado su discurso e ideales.
Pareciera que el pragmatismo ha invadido a este partido: “Lo que importa es el poder. Entonces hay que sostenerlo y mantenerlo a como dé lugar”, agregó Pablo Arredondo Ramírez, rector del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).
El rector del CUCSH manifestó que la influencia de Juan Sandoval íñiguez en el gobierno a muchos dejó descontentos: “Quizás los ciudadanos aprecian mucho al Cardenal, pero en el fondo se preguntan si éste es el que deba gobernar. Con todo y lo conservadores que son los jaliscienses, la mayoría tiene claro que debe existir una separación de Iglesia y Estado”.

En riesgo el presidente
A escala nacional, el PAN puso en riesgo al presidente de la república cuando lo usó como ariete de campaña, pero él también se dejó utilizar. Empleó la campaña de Acción Nacional para promocionar su presidencia, indicó Roberto Castelán Rueda.
Las elecciones mostraron que las prioridades del ejecutivo no son las del electorado. El PAN centró en la figura del presidente su campaña. Hizo una convocatoria expresa con miras a obtener la mayoría en la Cámara de Diputados y facilitar la labor gubernamental. El 73 por ciento del electorado que participó, dijo no a este llamamiento, agregó Francisco Aceves González, profesor investigador del Departamento de Comunicación Social, del CUCSH. La presidencia, como resultado, quedó sumamente acotada y débil.
Felipe Calderón tendrá que desarrollar una extraordinaria capacidad de negociación, ya que es la única alternativa que le queda. Si no lo hace, no podrá gobernar. Esto probará si tiene estatura para ello, porque mandar al ejército a perseguir narcotraficantes no es suficiente, añadió Pablo Arredondo.

Respuesta clara y contundente
El mensaje de los votantes jaliscienses fue claro y contundente en las pasadas elecciones. “Chingas a la tuya”. El PAN fue derrotado, entre otros aspectos, por acciones gubernamentales como los donativos y por demandas ciudadanas que no han sido satisfechas, como la contaminación en El Salto. Además, durante el gobierno albiceleste no hubo ninguna sanción a la impunidad, señaló Francisco Aceves González.
Un tema fundamental que será indicador del peso de los resultados de estas elecciones es “el caso guarderías Hermosillo. La manera en cómo el Estado responda a esa demanda ciudadana será el indicador de lo que podemos esperar”.
A nivel estatal, en 2003 el PAN ganó posiciones en juego, como la alcaldía de Guadalajara; en 2009 el blanquiazul perdió todo en el área metropolitana de Guadalajara y también su peso específico en el Congreso. “Si a nivel nacional hubo un voto de castigo al albiceleste, éste es particularmente sensible en Jalisco”.
El voto nulo por parte de Jalisco en las elecciones federales fue del 5.4 por ciento, pero en el ámbito estatal alcanzó el 4.6 por ciento. Hubo algunos ciudadanos que anularon su voto a nivel federal, pero a nivel estatal lo utilizaron para ejercerlo como elemento de castigo y para recordar a los políticos que no hay territorio que pertenezca a alguien. “Los ciudadanos no están dispuestos a soportar 70 años para cambiar y llegar a un proceso de alternancia”.
Las encuestas no manifestaron esa realidad. No proporcionaron elementos para calcular el tamaño del golpe que se le asestaría al PAN. “El 5 de julio hubo un voto oculto, que no fue detectado, pero se manifestó con toda contundencia”. En Zapopan el anulacionismo alcanzó los 26 mil votos. A nivel estatal hubo 250 mil votos nulos.
Roberto Castelán dijo que la metodología de todas las encuestas falló a escala nacional. Tal vez reservarse la intención del voto será de aquí en adelante una característica del mexicano, que a diferencia de los franceses y los norteamericanos, determinan en las encuestas a los ganadores.

Los hábitos etílicos
La alternancia en Jalisco quedó confirmada. La ciudadanía fue sensible al ejercicio de los gobernantes. Estas elecciones demostraron que el electorado está atento a lo que éstos hacen y sale a manifestar su descontento o se abstiene de apoyar a los que antes sí avalaba, aseguró Jorge Alatorre, investigador del Departamento de Políticas Públicas, del CUCSH.
Un electorado crítico exige responsabilidad en las políticas públicas de los gobernantes, en el ejercicio de su gasto, “en sus hábitos etílicos” y en sus comentarios, producto de exabruptos, enfatizó el investigador.
Queda claro que hace falta una reforma electoral que permita a los partidos y a las autoridades rendir cuentas claras a los ciudadanos. El académico no descartó algunas opciones, como la revocación del mandato, la reelección de diputados o las candidaturas independientes.

Artículo anteriorFernando Delgadillo López
Artículo siguienteDimes y diretes culturales