Con los números en la cabeza

213
fotos de los estudiantes Juan Pablo Marin, Mario Diaz, y Luis Enrrique Vargas, ganadores del primer premio del concurso de programacion a nivel Latinoamerica 2007.

Nunca antes habían trabajado juntos y lograron el primer lugar en un certamen internacional de programación; ahora en abril, irán al Mundial en Canadá.
Desde la adolescencia eran buenos para las matemáticas y la física. Aplicar la lógica no es fácil y menos contestar bajo presión. En equipo, deberán, frente a una computadora, resolver siete problemas relacionados con la programación, en cinco horas.
Fue labor de equipo, de concentración, porque sólo había un aparato. Eso constituyó el reto. Prueba superada para tres estudiantes del CUCEI: Juan Pablo Marín Rosas y Luis Vargas Azcona, alumnos de computación, y Mario Díaz Torres, de comunicaciones y electrónica, obtuvieron el primer lugar de la etapa regional México-Centroamérica, del certamen de la Association for Computing Machinery (ACM), celebrado en noviembre del año anterior y que es una de las competencias más fuertes en esas disciplinas, en el ámbito mundial.
La batalla fue ardua: 150 equipos de casi 50 universidades y ahí los mexicanos, los tapatíos, sacaron la casta y lograron su clasificación al mundial, que tendrá lugar en la Universidad de Alberta, de Canadá, en abril.
El trabajo no cesa. Agradecen a quienes de forma directa o indirecta les apoyan. Desde su asesor Abelardo Gómez Andrade, profesor del Departamento de Ciencias Computacionales, hasta su familia, que acostumbrada a sus ausencias, hoy festeja el triunfo.
Véalos con detenimiento, grábese bien sus nombres, porque tienen mucho futuro. No quieren hacerse ricos, pero sí dejar huella y marcar camino para las siguientes generaciones.

¿Hay futuro para esta industria en Jalisco?, porque se habla de fuga de talentos, por la falta de empleo bien pagado y de inversión.
(Juan Pablo). Creo que sí, pero nada es fácil, ni gratis. Hay que trabajar mucho. Incluso antes de salir de la escuela hay que prepararse, estudiar y pensar en lo que se quiere. Sí puede haber fuga de talentos, porque se requiere invertir más en todos los sentidos. A veces da la impresión de que no existen las condiciones para que ese apoyo se dé y por eso te vas a otro país con mayor industria, como Estados Unidos.

Muchas personas le tienen fobia a las matemáticas. ¿Ustedes cómo las entienden y de qué manera se involucraron en las competencias?
(Juan Pablo). Yo siempre las entendí, desde la primaria y como adolescente me gustó la programación. Poco a poco me fui especializando, con libros y experimentando. Esa fue la clave.
(Luis). A veces no es fácil que entiendan que te guste tanto. Yo comencé desde que estaba chico y siento que aún me hace falta mucho por aprender.
(Mario). Pues también inicié desde chico y no me arrepiento, aunque fue difícil, porque siempre son números, muchos números y eso a veces te cansa mentalmente.

¿Qué representa para ti este triunfo?
(Mario). Una gran satisfacción, porque tanto trabajo comienza a dar frutos, y una oportunidad de representar a la Universidad y mostrar el nivel académico que tiene.

¿Cómo les cambia este triunfo su visión y qué aconsejan a las nuevas generaciones?
(Luis). Pues me hace creer más en mí, en que puedo aspirar a un mejor futuro, y que se puede hacer mucho con ganas, con disciplina diaria.

Primera persona
Los tres jóvenes universitarios siguen su preparación intensa: de dos a tres horas diarias. Las desveladas, no ir a fiestas, leer muchos libros y sobre todo tener aptitudes para la lógica y las matemáticas, les es redituable ahora, con miras a el Mundial de Programación en Canadá.