Advierten sobre venenos de moluscos en playas de Jalisco

Los caracoles conidae, conocidos también como caracoles cono, son altamente venenosos y no hay antídotos para su piquete. Cualquier contacto con la piel puede ser riesgoso

Las zonas rocosas y cercanas a los muelles de las playas de la costa sur pueden ser un espacio peligroso para los turistas, debido a que albergan diversas especies de moluscos como los caracoles conidae, conocidos también como caracoles cono, y que son altamente venenosos, afirmó Víctor Landa Jaime, Departamento de Zonas Costeras del Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur).

El especialista, quien forma parte de un equipo que realizó un inventario de esta familia de moluscos, advirtió que es común que los turistas quieran tomar los animales o insectos que ven para conocerlos más de cerca e incluso llevarlos a otro lugar, pero esto puede ser riesgoso si no conocen sus características. Especialmente los caracoles cono son venenosos y sus toxinas tienen un nivel de mortalidad de hasta 90 por ciento. Su concha tiene una estructura parecida a la jeringa con la que inyectan el veneno como si fuera un arpón.

“El veneno de estos caracoles, a diferencia de otros animales, es como un coctel que tiene 250 toxinas diferentes aproximadamente y cada una es específica para cada presa,  el estudio de cada toxina es lo que estamos haciendo con los estudios, aunque los avances son lentos”, explicó.

Recomendó a las personas hacer solo observación y no hacer contacto con la mano con este tipo de caracol pues cualquier contacto con la piel puede ser riesgoso.

“Si se puede no tocarlos, solo observarlos, fotografiarlos o hacerles un video para evitar tener un encuentro desagradable y que tengan algún accidente, porque potencialmente cualquiera de las especies, por pequeña que sea, puede ser letal en cuestión de 10 o 15 minutos te mueres, no hay antídotos para el piquete de caracoles”, indicó.

Inventario en la zona costera

En la costa de Jalisco y Colima hay una amplia diversidad de especies de los caracoles de la familia conae, sin embargo, hasta ahora no había estudios acerca de ellos. Landa Jaime es parte de un equipo que realiza un inventario de la especie para saber cuáles están presentes, en qué cantidad, si están en zonas rocosas o en espacios más profundos y su relación con otras especies.

Hasta ahora en la orilla de la playa, especialmente en las zonas rocosas, han encontrado cinco especies conocidas de caracoles, cada uno con diferentes hábitos alimenticios con gusanos, peces y otros moluscos lo que ayuda a desarrollar sus venenos.

El universitario aseguró que en las profundidades de las playas de Jalisco habría al menos otras 50 especies de esta familia.

Landa Jaime y Emilio Michel Morfín realizan la parte del trabajo molecular y bioquímico del caracol cono, así como las aplicaciones que pueden tener su veneno. En el estudio también participan Edgar Heimer de la Cotera, investigador del Laboratorio de Farmacología Marina del Instituto de Neurobiología de la Universidad Nacional Autónoma de México, Campus Juriquilla, Querétaro y Sergio G. Castillo Vargasmachuca, investigador de la Escuela Nacional de Ingeniería Pesquera de la Universidad Autónoma de Nayarit.

Post Views: 232