Caña y peces para el sur de Jalisco

243
CA„A DE AZUCAR

La vocación cañera del campo en la región sur del estado de Jalisco está pasando por una etapa difícil, a causa de la escasez de agua a la que se enfrentan los productores.
En temporada de estiaje, en la región de Tamazula, donde casi el 100 por ciento de los cultivos son irrigados por medio de pozos profundos, llegan a extraer más de 12 mil litros de agua por segundo para satisfacer sus requerimientos.
Para tratar de solventar el problema de la escasez de agua pusieron en marcha la presa del Carrizo, y la de Vista Hermosa que estará funcionando próximamente. Sin embargo, estas presas no evitarán la extracción de agua de algunos pozos.
Enfocados a esto, un equipo de investigación del Centro Universitario del Sur, encabezado por el profesor e investigador, doctor Carlos Gómez Galindo, emprendieron un proyecto de evaluación en la región, con el fin de determinar el potencial de la zona para la implementación de la acuacultura (cultivo de peces), como alternativa para los productores de la zona.
“El cultivo de caña es altamente demandante de agua. En la zona cañera de Tamazula, al sur de Jalisco, son aproximadamente 16 mil hectáreas las que cultivan, por lo que hay una gran demanda de agua, y existe preocupación en los productores, porque muchos pozos se están abatiendo”, señaló Gómez Galindo.
El objetivo al implementar la acuacultura es utilizar el agua que actualmente se usa para riego de la caña, en el cultivo de peces, para que después ésta pueda ser reutilizada en los cañaverales.
Uno de los beneficios recae en la disminución de los costos de producción, ya que los alimentos no aprovechados por los peces y los residuos metabólicos de éstos, hacen del agua un fertilizante orgánico complementario a los fertilizantes químicos.
Después de una evaluación a la región para desarrollar el proyecto, los investigadores concluyen que es alto el potencial de la región sur. Las condiciones están dadas para integrar un plan de acuacultura, y se podrá cultivar tilapia o especies alternas, como la rana. Esto propiciará una mayor eficiencia en la utilización del agua.
En cuanto a la mejora en la calidad del producto, el profesor advirtió que no han profundizado mucho, pero que ya hay productores que lo están aplicando. Mencionan que el resultado de usar fertilizante orgánico es muy benéfico.
“Hay varios terrenos de caña que han sido golpeados y ya en algunos han sembrado aguacate, otros con hortalizas. Los cañeros hablan de que el cultivo de la caña ha dejado de ser rentable”, comentó Gómez Galindo.
Este proyecto titulado “Potencial de integración de la acuacultura al cultivo de caña de azúcar en el sur de Jalisco”, será complementado con otro que pretende analizar la implementación de las presas en la irrigación de la caña.