Botiquín herbolario, un proyecto para la salud y la sustentabilidad

Creado por estudiante de la Prepa de Tlajomulco, fue reconocido con el primer lugar en la categoría de nivel bachillerato de concurso organizado por el CUCEA

339

Botiquín herbolario es el nombre del proyecto creado por Brithani Jannet Espanta Maravel, alumna de la Preparatoria de Tlajomulco que obtuvo el primer lugar en la categoría de nivel bachillerato, del Programa “Líder Social” Certamen de Proyectos Socialmente Innovadores, organizado por el Centro Internacional de Investigación de Innovación Social para el Desarrollo del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).

Con la satisfacción que representa que su proyecto haya sido reconocido, expresó que éste está enfocado en las plantas medicinales y surgió al observar que varias personas de su preparatoria, comunidad y alrededores no tenían el sustento suficiente para ir a las farmacias a surtir sus medicamentos.

“Lo que hicimos fue plantar un jardín en un lugar específico de la preparatoria, hicimos pruebas previas antes de plantarlas y este método natural ayuda a mantener el equilibrio del cuerpo, alma y la salud”.

Compartió que además tuvo una experiencia muy cercana, su hermano enfermó y de una simple tos y gripa, por los medicamentos, se le debilitó el hígado, se puso grave y tuvo que ser operado, por lo que optaron por dejar las pastillas y utilizar estas alternativas.

“Durante la pandemia las farmacias de Tlajomulco estaban escasas de medicamentos y las personas tenían las plantas en sus jardines, pero no sabían cómo utilizarlas y creamos una plataforma en Facebook e Instagram para que las personas constantemente se estuvieran informando del uso y los beneficios de las plantas”.

Mediante la página Plantando en ti se ofrecen consejos de cómo utilizar las plantas medicinales para la salud, además la universitaria ya trabaja con una cosmetologa para brindar información de cómo utilizar las plantas en la piel, por ejemplo el aloe vera o plantas como el romero y la lavanda.

“Tenemos planeado una vez expandida la información de las plantas medicinales hacer productos como tal y seguir sembrando las plantas medicinales y con el dinero que se está recabando de las mismas plantas, sacar los productos como veladoras para aromaterapia. Crear una marca para hacer champús sólidos para reducir el uso de los plásticos. Le veo  futuro a este proyecto, me siento entusiasmada y cuento con el apoyo de la comunidad UdeG”.

Explicó que el problema radica en que muchas personas aún no saben cómo utilizar las plantas y los beneficios que tienen, pero su utilización viene desde los tiempos prehispánicos, además de que no sólo benefician al ser humano, sino también al planeta al purificar el aire y ser refugio de microorganismos.

“Yo me siento muy motivada de dejar mi granito de arena en la preparatoria, es una responsabilidad muy grande porque una planta es una vida, ya estoy apunto de egresar en diciembre y estoy planeando hacer brigadas, crear una nueva Trayectoria de Aprendizaje Especializante (TAE), para que nuevos alumnos se vayan informando y vaya creciendo ese amor por la naturaleza. Hay que crear conciencia de todo el daño que le estamos haciendo al planeta y tratar de remediarlo lo más rápido posible, para que no caigamos en las consecuencias”.