Bachilleres olímpicos

76

Felipe de Jesús Salazar Ramírez recuerda que uno de sus compañeros de clase fue quien le notificó que existía una Olimpiada de Química y le indicó que en el baño de varones de la Escuela Politécnica de Guadalajara del Sistema de Educación Media Superior (SEMS) —donde cursa sus estudios— había una convocatoria que invitaba a inscribirse a la competencia. “Para ti, que te gusta mucho la Química”, le dijo.

Tiempo después y luego de pasar por varias etapas, Felipe ostenta una medalla de oro categoría A en la XXVIII Olimpiada Nacional de Química, además de ser uno de los diez elegidos que buscarán un lugar para competir en la etapa internacional que se realizará en París, Francia, a mitad de año. Junto a él, otros dos jóvenes de la Universidad de Guadalajara (UdeG) lograron medallas de oro categoría B en la justa: Enith Karina Tapia Sandoval, también de la Escuela Politécnica de Guadalajara, y Eduardo de Jesús García Ríos, de la Preparatoria 7.

“Es un proceso que va por etapas y la posición A es la que otorga la posibilidad de participar por un lugar para representar a México en la edición internacional o también a la Iberoamericana, que este año se realizará en Portugal”, explica el delegado estatal de la Olimpiada Nacional de Química, Gabriel Palacios Huerta y agrega que la justa se divide en dos etapas: el Nivel A (avanzado) y el B (básico); Ramírez Salazar obtuvo uno de los puntajes más altos en la primera categoría, mientras que los otros dos bachilleres lo hicieron en el rango B.

“Felipe de Jesús participará en la preselección donde recibirá seguimiento y capacitación en instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) durante tres semanas, de ahí se determinará quiénes representarán al país en cada competencia”, añade.

¿Qué te apasiona de la Química?
Felipe: Cuando estaba en la secundaria tuve un profesor muy bueno que nos explicaba detalladamente los procesos de ciertas reacciones que surgen todos los días en nuestro entorno y ese fue el momento clave que permitió que me sintiera atraído a esta ciencia exacta. Comencé a conocer el mundo que me rodea a través de las reacciones. Conforme avancé en el estudio me di cuenta de que no solamente está presente esta disciplina, sino que suele relacionarse con otras ciencias como la Física o la Biología las cuales cooperan con la Química; sus relaciones tan especiales me hicieron enamorarme de ella.

¿Qué representa para ti haber obtenido este logro a nivel nacional?
Karina: Es un logro personal que le agradezco a todos los que me apoyaron. Es algo que yo busqué y esta medalla es el resultado de ello. La Química es una ciencia muy amplia que tiene cosas que disfruto mucho de su estudio: a mí me gusta mucho la investigación y me encanta leer, entonces eso lo encontré al indagar en esta disciplina.

¿Qué posibilidades se abren a los estudiantes de la UdeG al estar entre los primeros lugares de la Olimpiada Nacional?
Eduardo: Creo que facilita las oportunidades para que descubramos nuestra vocación e intereses. Ahora puedo decir que yo estudio Química porque me fascina su relación con mi entorno. Me gusta saber el porqué de cosas que pasan a mi alrededor. En realidad nunca me he querido quedar con la duda de nada y precisamente eso me motivó para comenzar a estudiar por mi cuenta y descubrir por qué las cosas sucedían de cierta forma.