Atención canina responsable

401

Ante la necesidad de que Tepatitán cuente por fin con un Centro de atención canino, académicos del Centro Universitario de los Altos (CUAltos) esperan un acercamiento con las autoridades municipales electas, que encabezará el nuevo alcalde, Hugo Bravo, y con ello terminar con el problema de los “perros sin dueño responsable” que vagan por la ciudad.

La coordinadora de la carrera de médico veterinario zootecnista del CUAltos, Adriana de la Rosa Figueroa, dice que desde hace varios años profesionistas del gremio, periodistas y activistas han puesto sobre la mesa la necesidad de un centro de atención o cuidado animal, el cual brinde servicio de resguardo, castración, vacunación y asesoría médica.

“Nos interesa tener pláticas con el nuevo gobierno para formar ese Centro de atención canina, en el que se pueda colaborar en conjunto para que los perros que andan deambulando sin dueño puedan ser recogidos o se les dé el trato legal que les corresponde”.

Como especialistas, ofrecen sus conocimientos para asesorar a los funcionarios municipales, coadyuvando en ese esfuerzo: “Generalmente (cuando empieza cada administración) los encargados de ecología vienen y platican con nosotros para ver esos lineamientos. Esperemos que ahora sí se concrete este proyecto anhelado”.

El año pasado, una persona de nombre Jesús González sufrió mordeduras de perros en una colonia popular de la ciudad y eso revivió el debate sobre la falta de un centro antirrábico y de la ausencia de políticas públicas por parte de los ayuntamientos de la región, que hasta ahora no han podido resolver el problema de los perros callejeros y la ausencia de campañas de educación para revertir la costumbre de no dar el adiestramiento correcto a los canes para evitar desgracias.

Otra polémica se dio cuando en el ayuntamiento se les ocurrió sacrificar con electricidad a los perros para terminar con el problema, lo que culminó con la destitución del funcionario que promovía ese tipo de sacrificios, que causaron indignación en la sociedad, en el gremio de los veterinarios y entre defensores de los animales.

“Sagarpa ya sacó un acuerdo que establece que todos los animales de compañía deben ser sacrificados con fármacos, y debe aplicarlos un profesional”, explica De la Rosa.

Hace unas semanas en redes sociales circularon fotografías de perros sacrificados con brutalidad por tener rabia, supuestamente por empleados de la Secretaría de Salud en la delegación de Pegueros, un pueblo perteneciente a Tepatitlán, pero no se ha podido comprobar la veracidad de las imágenes.

Ante esas polémicas, en el CUAltos, como explica Adriana de la Rosa Figueroa, “cada año se trabaja con la Secretaría de Salud para realizar campañas antirrábicas. En la Clínica de Pequeñas Especies contamos con servicio de esterilización. Los chicos van a diferentes localidades de los Altos de Jalisco y vacunan a perros y gatos, en todo el municipio de Tepatitlán, en colonias de escasos recursos y en algunos otros municipios”.

Cada año los estudiantes de la carrera de veterinaria del CUAltos atienden a tres mil animales durante la campaña antirrábica. En la Clínica de Pequeñas Especies cuentan con el servicio para mascotas, macho y hembra, donde se les castra a bajo costo. Hay varias clínicas particulares y un quirófano móvil de Secretaría de Salud. La presencia del CUAltos coadyuva en esta labor.

“Hay campañas de la Secretaría de Salud, pero tenemos un problema de población de perros. A diferencia de la costumbre de vacunar, aún no existe la cultura de la esterilización. Ya sea animal de trabajo en rancho o taller mecánico, le pueden dar excelente calidad de vida si castran al animal. Ellos tienen su instinto y se pueden salir a buscar perritas o perritos para reproducirse, así que al esterilizarlo, el animal es más manejable y le pueden mejorar su vida”.

También falta concientización sobre la responsabilidad que representa adquirir una mascota, porque muchos regalan cachorros a los niños y cuando pasa la novedad éstos los dejan en la calle: “Hay que buscar mascota adecuada a las condiciones de la familia. Por eso se necesita una asesoría previa, para comprar la que cubra las necesidades de compañía que buscan. En la clínica del CUAltos les podemos dar la asesoría”.

Además, como servicio a la comunidad, “los jóvenes universitarios acuden a las primarias para dar a conocer a los niños la mejor forma de cuidar, alimentar y mantener a las mascotas, y los chicos de últimos semestres participan en brigadas durante la Semana de Formación Integral y Educativa, que se realiza entre septiembre y octubre. También trabajan con el municipio en el evento Mascota Alteña”.

Artículo anteriorMás infraestructura y servicios para la Preparatoria 9
Artículo siguienteInauguran la muestra pictórica “Descaradamente Tolentino” en Prepa Jalisco