Acción Global en Jalisco

580

La definición de éxito no es congruente con un movimiento social cuyo objetivo es rebatir las tendencias económicas del mundo, más bien se podría concluir que la Semana de Acción Global, expresión local del Foro Social Mundial en Jalisco, logró hacer conciencia acerca de que “los ciudadanos tienen que organizarse y manifestarse para hacer valer sus derechos”.
Esta es una de las conclusiones “más fuertes”  de este encuentro (19 al 26 de enero del 2008) cuyo lema “Otro mundo es posible” resume que si los gobiernos no cumplen con sus responsabilidades, seguirán contribuyendo al deterioro que se vive en los derechos laborales, ambientales y que arremete a la vida digna a la que todos debemos aspirar, dijo el coordinador de este encuentro Jorge Ceja Martínez.
La Semana de Acción Global logró reunir cientos de iniciativas que, orientadas bajo una misma óptica, hacen pensar que el equilibrio con el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, tuvo un efecto de peso, aquí y en el mundo y que los remanentes para Jalisco pueden ser optimistas, dijo Ceja Martínez.
La degradación de los movimientos sociales y los derechos constitucionales, como el de la libre expresión y manifestación de las ideas, así como el atropello de los derechos humanos son las constantes que los participantes discutieron en diferentes foros como el auditorio Carlos Ramírez Ladewig del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (de la Universidad de Guadalajara y otros foros estudiantiles.
Una de las conclusiones genéricas más consensuadas entre los diferentes grupos que participaron con propuestas, iniciativas, temas y programas de trabajo es que: “los grupos, a pesar de sus distintas demandas, para que se fortalezcan, tienen que estar interconectados entre sí y apoyarse, a pesar de que las temas sean diversos, para darle mucha mayor fuerza a sus peticiones”
Algunos de los temas más importantes y que surgieron con mayor impulso es el de la contaminación del Río Santiago y sus inmediaciones, las poblaciones de Juanacatlán y El Salto, así como los procesos de violación a los derechos económicos y humanos de los habitantes de las poblaciones aledañas a Manantlán.
No faltaron otros relativos a la diversidad sexual, la movilidad urbana un proyecto que adquiere una gran relevancia por los esquemas que se modificarán en la mancha urbana de la zona metropolitana de Guadalajara- y uno más, el de la defensa del petróleo que se encuentra acorde con el plan de reformas legislativas del fondo energético que preocupa a sectores ciudadanos del país.