Acción del Estado fundamental para prevenir el ciberacoso

Inicia programa “Cuestión de Género”, un esfuerzo de la Librería Carlos Fuentes y el Centro de Estudios de Género para propiciar un espacio de reflexión sobre temas como igualdad, violencia y educación

859

La importancia que los docentes dan al ciberacoso y el conocimiento que tienen sobre el mismo, podrían impactar en la frecuencia con que ocurre así como en la selección de herramientas para manejarlo. Sin embargo, algunos docentes no tienen la preparación para ello, afirma Dolores Marisa Martínez Moscoso, académica del Centro de Estudios de Género, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

El acoso escolar es un fenómeno presente en la cotidianidad de muchas escuelas.

El bullying o acoso escolar hace referencia a situaciones constantes y repetidas de injusticia, así como abuso de poder psicológico o físico, que implican y tienen consecuencias distintas e igualmente negativas para cada estudiante que participa de tales prácticas.

Esas situaciones de abuso pueden comprender insultos, exclusión, manipulación psicológica, violencia física, y pueden ser perpetrados por una persona o un grupo. Pueden ser de carácter directo, en persona; o indirecto, a través de rumores. La tecnología ha ampliado y complejizado las formas de esta violencia, ya que a través del ciberbullying se puede acosar mediante el celular, las  redes sociales, los correos electrónicos, los foros en línea, entre otros.

A pesar de todo ello, del conjunto de investigación sobre el tema que se hacía hace dos años en México y América Latina, el 88 por ciento trataba el acoso en general, y sólo 8 por ciento el ciberacoso y apenas 4 por ciento la mezcla de ambos.

Martínez Moscoso participó en la charla “La escuela y facebook. Educación virtual y los riesgos frente al ciberacoso, el grooming y la violación a la privacidad”.

La charla inauguró el programa “Cuestión de Género”, un esfuerzo de la Librería Carlos Fuentes y el Centro de Estudios de Género, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) para propiciar un espacio de reflexión y mantener la conversación entre toda la comunidad universitaria y el público en general sobre las maneras en que la gente experimenta el género, la identidad, la orientación sexual, el cuerpo, la violencia, la desigualdad, la educación, políticas públicas y aristas que estructuran la experiencia del mundo real.

Las participantes trataron de aportar soluciones tanto en el seno escolar como a nivel estatal.

La directora de Educación Cívica del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco, Tessie Solinís Casparius, expresó por su parte que la curricula escolar debe contener una materia que permita el diálogo y el conocimiento. Es decir, hay que decirles a los jóvenes cómo identificar situaciones de peligro o en las que se encuentren vulnerables ante un desconocido a través de una red social.

Deben ser informados sobre las implicaciones de acciones no permitidas, y comunicarles que ellos y ellas son sujetos de derecho, dijo y explicó que el uso de las redes sociales para los jóvenes y los niños no debe ser prohibitivo.

Es decir, los adultos no se las pueden negar porque esta actitud las vuelve más atractivas para ellos y ellas.

Lo que hay también que hacer es darles herramientas, estudiar casos, saber que continuamente hay acoso y agresión, y que pueden desaparecer personas a partir del contacto con extraños en las redes sociales, informó.

Por su parte, la diputada local con licencia Mara Robles Villaseñor señaló que es obligación del Estado ser garante en  la protección de una vida libre de violencia para niñas, niños, adolescentes y las mujeres, y en ese sentido el gobierno debería estar obligado a formar comunidades educativas que les den a las personas clases elementales de competencias en ciudadanía digital.

“Es desesperante ver que no existe esta formación, ni la tienen como política las instituciones, y si la tienen, es de manera formal y protocolaria, pero en la vida real no la tienen aterrizada en los directivos, y mucho menos llega la capacitación a los maestros, que muchas veces son también víctimas del ciberacoso.

Destacó la necesidad de asegurar la armonización de todos los ordenamientos estatales a la legislación federal y dijo que existe todavía la necesidad de modificar el Código Penal del Estado de Jalisco para garantizar que sea castigado el ciberacoso.

Además, debe haber protocolos precisos, que digan lo que se debe de hacer en caso de ciberacoso en el contexto escolar, y hay que vigilar también la obligación de la autoridad educativa de proveer alternativas accesibles, que sean efectivas y seguras para la educación virtual.

Para finalizar, Ana Lezit Chapula, Relatoría Especial de los Derechos Humanos de las Mujeres y la Igualdad de Género, de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco, señaló que los menores de 18 años son también titulares de derechos. Entre los que tiene la niñez se encuentra el derecho a la educación, a la igualdad y no discriminación y a una vida libre de violencia.

Artículo anteriorAplican segundas dosis de vacunas contra COVID-19 en CUCEI
Artículo siguienteConvocan a cursar Maestría en Ciencias Políticas