Voto protesta

775

En menos de un año volverá a someterse a votación quienes serán los líderes de México. Es solamente en esta instancia en la que el pueblo tiene la noción del poder: la democracia se hace presente.

Usualmente se eligen los candidatos más convincentes, otros seleccionan a quienes les han recomendado en última instancia; hay aquellos que, reprobablemente, se reservan su derecho a votar, y otro grupo que aprovecha la fugaz atención para sentirse escuchado después de haber sido reprimido por alguna situación a lo largo del sexenio. Este es el voto protesta, y se ha abusado de él recientemente. En elecciones como las catalanas, norteamericanas o incluso el Brexit, un número de votantes han elegido la facción radical siendo conscientes que les perjudicaría más, no con la intención de que ganen, sino con el fin de apelar a sus países su estado de inconformidad.

Desagraciadamente, esta estrategia ha fracasado históricamente, y continúa haciéndolo. Este voto protesta ha permitido a Trump o incluso a Hitler llegar al poder, ha causado la salida del Reino Unido de Europa, entre otros. No deberá recurrirse a esta medida, y es buen tiempo para que el gremio votante lo asimile.