Violenta Tonalá

    819

    La reciente violencia en el poblado de Tonalá, que en junio dejó a seis ejecutados y hace pocos días a uno más, se vuelve a confirmar con el arresto de un policía que se dedicaba a robar. El uniformado tonalteca fue arrestado en Tepatitlán, es cierto, sin embargo es lamentable que alguien que vigilara el orden en Tonalá y que supuestamente se encargara de que hubiera paz entre los pobladores de este municipio de la Zona Metropolitana de Guadalajara, dedicara sus “ratos libres” a realizar atracos.

    Entonces vale la pregunta: ¿quiénes cuidan el orden son más ladrones que los ladrones? Eso parece. Y es una vergüenza para el propio ayuntamiento, pues da la oportunidad de pensar que en Tonalá no se cuida a quién se incorpora como policía. Eso hace dudar no solamente de las corporaciones policiacas, acaso de que todo en Tonalá está mal.

    Si en las calles nadie puede estar seguro, entonces no podemos creer que realmente se trabaje bien allí. Es increíble la noticia, pero no tanto, ya que sabemos que para ser policía en México se tiene que estar capacitado para ser delincuente. No sabemos a quién temer más, si a los policías o a los integrantes de las bandas de la delincuencia organizada. Ambos bandos al parecer dedican sus tiempos a lo mismo: a robar, apañar, desaparecer personas, a todo lo malo que hay en este mundo.

    Un detalle, el del policía ladrón, hace que no miremos con tranquilidad a nuestros políticos, pues si ellos no investigan a quienes incorporan a sus cuerpos policiacos, no podemos pensar bien de quienes incorporan en su administración. Hecho lamentable y una pena ajena. Así está nuestro país en estos tiempos.

    Artículo anteriorTecnología y educación: hacia un mismo fin
    Artículo siguienteLopez zig-zag Cotilla