Un turismo con salud

314

Requerir un bypass de corazón en Estados Unidos es una tragedia económica: el costo ronda en 123 mil dólares. Pero en Jalisco cuesta 27 mil. Es decir, 78 por ciento menos. La diferencia de precios entre ambos mercados médicos es abismal. Una angioplastia es cotizada en 28 mil 200 dólares en el vecino país del norte, y en Guadalajara a 10 mil 400, lo que trae un ahorro de 63 por ciento; mientras que un reemplazo de cadera allá alcanza los 40 mil 364 dólares, aquí llega a los 10 mil 400, con un ahorro del 67 por ciento.

Jalisco ofrece tratamientos desde un 40 a casi un 80 por ciento más baratos de lo que cuestan en Estados Unidos de América, con lo cual la entidad tiene el potencial para convertirse en un polo de turismo médico en el ámbito internacional.

La calidad de los servicios y los precios competitivos de Jalisco abre la puerta a un mercado de 42 millones de estadounidenses sin cobertura de salud, de los cuales 11.1 millones (33 por ciento) son de origen mexicano, señaló Julieta Guzmán Flores, investigadora del Departamento de Estudios Regionales-INESER, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas, quien es autora del proyecto “Oportunidades y potencialidades del turismo médico para el estado de Jalisco (2012-2015)”.

“El clúster turismo médico Jalisco, es un clúster emergente que para comenzar su desarrollo debe definir estrategias con base en una entrada oportuna al mercado y la sustitución de servicios, pero sobre todo sustentarse en la calidad, construir o renovar alianzas con sus proveedores, hospitales y aseguradoras internacionales, junto con los gobiernos de los tres niveles”, señala en entrevista.

En el ámbito nacional, Jalisco es un destino consolidado, pues recibe a pacientes de diversos estados de la república. El clúster turismo médico local se compone de más de 660 camas censables, casi 600 camas no censables, 92 quirófanos y seis especialidades en promedio. Diez hospitales forman parte del mismo.

Guzmán Flores analizó la demanda potencial de la región, además de realizar un diagnóstico y estructurar varias propuestas a mediano y largo plazos para lograr la sostenibilidad del clúster turismo médico Jalisco. Su proyecto contó con financiamiento de un fondo mixto del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y del gobierno del estado, expuesto en el libro Internacionalización de los servicios de salud en México. Turismo médico en México y Jalisco, editado por el consorcio Profmex-Universidad de California en Los Ángeles-Universidad de Guadalajara y Juan Pablo Editores.

Uno de los retos más importantes del clúster, como lo señala el libro, es que “el conglomerado tenga la voluntad de acercarse a los hospitales privados para establecer con éstos una planeación estratégica de corto y largo plazos, despertar el interés de los profesionales de este mercado y lograr la presencia de industrias clave de apoyo en el estado de Jalisco”.

Potencial inmejorable
La liberalización del comercio ofrece oportunidades al sector de los servicios de salud y varios países lo están aprovechando. En el mundo se calcula que el turismo médico representa una derrama de 11.7 mil millones de dólares. De esta cifra, México exporta 289 millones de dólares, de acuerdo con el African Development Bank. Se estima una derrama económica de 150 millones de pesos para Jalisco en este sector.

El 66.19 por ciento de los mexicanos que viven en Estados Unidos y el 69.8 por ciento de los estadounidenses no mexicanos, carecen de cobertura de salud, por lo cual la Zona Metropolitana de Guadalajara tiene un nicho que aprovechar. A esto se suma que Jalisco es el segundo estado con mayor número de destinos aéreos directos (101), con una afluencia de 215 mil visitantes a su aeropuerto internacional.

Guzmán Flores enumera varias propuestas de mediano y largo plazos para lograr la sostenibilidad del clúster turismo médico Jalisco, como crear los mecanismos para que los hospitales garanticen el currículo de sus médicos, promover las competencias culturales médicas, como la atención personalizada. Por ejemplo, los minutos que dura una consulta e invertir en aparatos médicos y mejorar la técnica de los tratamientos para lograr ser centros de entrenamiento certificados. También propone desarrollar plataformas web con información, consulta y recomendaciones para proyección mundial y grupos étnicos e implementar el modelo escuela-hospital, entre otras estrategias.