Un temporal escaso

736

La Zona Metropolitana de Guadalajara tuvo un temporal de lluvias irregular. Junio y julio registraron una disminución de precipitaciones, pero agosto y septiembre estuvieron por arriba de la media histórica, destacó el investigador del Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM) de la UdeG, Omar García Concepción.

“Al hacer la sumatoria de estos cuatro meses, comparándola con el histórico, arroja que fue deficitario”, apuntó el académico, quien agregó que octubre no fue tomado en cuenta para este análisis, ya que las lluvias en este mes no son tan significativas.

En entrevista, García Concepción comentó que junio fue un mes seco en general, pero el día 19 “ocurrieron lluvias caóticas” con 67.3 milímetros. Para el 29 de septiembre llegó a 57.2 milímetros. Aunque se presente un comportamiento irregular, explicó, no puede interpretarse que no hay días con acumulados significativos superiores a 50 y 60 milímetros en 24 horas, que causan diversos daños.

El investigador añadió que este año también hubo días con tormentas eléctricas locales severas, con granizadas y vientos fuertes. Se registró también un periodo de canícula “fuerte” no sólo en la ZMG sino en todo el estado, que pudo haber tenido repercusiones negativas en la siembra. Este año la canícula ocurrió a finales de julio y principios de agosto: “Hubo cinco días sin una nube en gran parte de la urbe”.

García Concepción lamentó la muerte de dos personas en Puerto Vallarta tras el paso del ciclón “Odile”, el cual, aunque no causó un impacto directo en las costas jaliscienses, sí provocó un oleaje “significativo”, en un proceso en el que de cada 100 olas 13 tienen una mayor altura.

 “Tengo que señalar que esas pérdidas humanas ocurrieron, principalmente, por falta de educación o de atención de los habitantes a la información que se estaba dando, que se decía, respecto a que aunque estuviese lejos de la costa, ‘Odile’ iba a producir olas”.