Un retraso a la democracia

587

Expertos en tecnología consideran que se avecina un atentado contra la libertad, la privacidad y el libre uso del internet.
Desde octubre del 2007, Estados Unidos promueve un pacto trasnacional denominado Acuerdo Comercial Anti-Falsificaciones, conocido como ACTA (por sus siglas en inglés Anti-Counterfeiting Trade Agrement). El convenio pretende que un proveedor de internet revise y analice los paquetes de cargas y descargas de los usuarios, con el fin, señalan, de disminuir los índices de piratería en el sector de internet.
En el mes de enero de este año la discusión llegó a México y en caso de que la LXI Legislatura del Senado de la República apruebe la firma del polémico acuerdo, la red estaría regulada para los 30 millones de usuarios que existen en México, opinó Carmen Rodríguez Armenta, Coordinadora de Planeación y Desarrollo Institucional de la Universidad de Guadalajara y miembro de la Academia Mexicana de Informática.
“Esto contraviene el sentido puro de cómo se hizo el internet. El internet se hizo gracias a la cooperación y su crecimiento tan basto se logró gracias a que tú dejabas libre gran parte de tus sistemas para que otro abonara y crecieran las redes. ACTA contraviene el espíritu de colaboración que el propio internet tiene, de manera tal que ahora dejaríamos que un tercero, el proveedor de servicios, pueda analizar mi información violando el derecho de privacidad”.
Además de Estados Unidos, naciones como Suiza, Japón y la Comisión Europea han intentado colocar el ACTA en otros países durante los últimos tres años, por lo que a las negociaciones se han unido: Australia, Corea del Sur, Nueva Zelanda, Jordania, Marruecos, Singapur y por supuesto México, en donde Jorge Amigo Castañeda, director del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI), ha sido el principal promotor, refiriendo que es en beneficio del derecho de la propiedad intelectual y el derecho de autor.
“Atribuían que firmar ACTA es para evitar que se roben las canciones y los artistas tengan la certeza y la confianza de que sus derechos se están respetando”, indicó la académica, quien desde su postura señala que “firmar ACTA sería un error porque estaríamos violando el respeto a la privacidad y el derecho que se tiene para poder revisar internet sin que nadie me esté observando”.
Sin embargo, la Comisión de comercio y fomento industrial del Senado de la República creó un grupo plural de trabajo para dar seguimiento a las negociaciones de ACTA. Mediante foros y consultas con académicos, investigadores, empresarios, y ciudadanos pretenden construir una posición sobre el tema. Rodríguez Armenta, defensora del uso libre de internet, participó en el foro y en su postura señaló que ACTA violaría la libertad de expresión y el derecho a la intimidad y añadió que si México firmara el acuerdo, significaría privilegiar los intereses de las grandes industrias disqueras por encima de los derechos de los usuarios de las nuevas tecnologías.

La web y los cambios sociales
En el caso de Egipto y otros países del Medio Oriente las tecnologías han potenciado cambios sociales, por lo que controlar las redes significaría coartar la libertad.
“Creo que es una máscara de control. En cuanto veas focos de movimientos sociales, los vas a querer parar. Es muy importante que en lugar de regular internet, mejor se legisle para que sea un derecho para los mexicanos”, advirtió la especialista de la UdeG y agregó que gracias al internet podemos informarnos, comunicarnos y es un medio también para aprender.
“En mi postura mencioné que lo más importante es la educación. No estamos educando a los jóvenes en el respeto a los demás y al derecho de autor. De los 30 millones de usuarios de internet, la gran mayoría cuentan con estudios de licenciatura y posgrado. Eso significa que los ladrones de la propiedad intelectual es gente preparada. Aprobar este acuerdo es buscar delincuentes en el sitio equivocado”.
La experta concluyó que decir si a un acuerdo como ACTA sería retrasar y limitar la democracia. “El asunto es buscar un equilibrio entre tu derecho de autor y mi derecho a la libertad, privacidad, educación e información”.
El Senado de la República podría aprobar o desaprobar la unión de México ACTA a principios del mes de abril.