Un jugoso negocio

    287

    El esnobismo prevaleciente en muchos sectores de la sociedad mexicana y la ignorancia en torno al uso adecuado de las tarjetas de crédito ocasiona deudas onerosas y disminuye el poder adquisitivo de numerosas familias mexicanas.
    De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), en Jalisco hay 758 tarjetas de crédito por cada diez mil habitantes. Se trata de usuarios que ganan más de cinco mil pesos mensuales, profesionales en su mayoría, sin embargo cunde la desinformación sobre el uso de los plásticos.
    “En México no existe una cultura del uso adecuado de las tarjetas, por lo que estas constituyen un jugoso negocio para las instituciones financieras, las cuales aprovechan para cobrar altas comisiones y recargos a los tarjetahabientes”, informó Rafael Valles Ruiz, asesor de Nacional Financiera (Nafinsa).
    El modus operandi de los mexicanos en general es el siguiente: utilizan la tarjeta de crédito a fin de adquirir aquellos bienes y servicios que no habían planeado comprar. “Si van a un bar, se toman de una vez dos botellas; si pasan por una tienda, compran una prenda porque les gustó o era una ganga; si surge un viaje relámpago durante un fin de semana, financian sus gastos con el plástico”.
    Por supuesto, cuando deben cubrir el adeudo, no disponen de dinero para ello, pues tienen que pagar comida, renta, luz, agua, teléfono… Entonces en vez de pagar todo lo que deben, solo cubren la cantidad límite, es decir, cerca del 10 por ciento de la deuda. Ello implica que recibirán un cargo extra de alrededor del cinco por ciento de interés mensual, indicó Moisés Montaño Michel, coordinador de atención a usuarios de la Condusef.
    Además, si el tarjetahabiente debe 5 mil pesos y opta por pagar la cantidad límite de 500 pesos, pero se retrasa 10 días, le cobran entre interés, interés moratorio, gastos de cobranza más IVA, más de mil pesos. Los cuales, alrededor del 50 por ciento correspondería a intereses y multa.
    Rafael Valles, también ejecutivo bancario y académico del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), indicó que alrededor del 70 por ciento de los usuarios de tarjetas de crédito las emplean en forma inadecuada. El porcentaje es alto si se compara con el de países donde la cultura sobre el uso adecuado de los plásticos está más extendida, como en Estados Unidos.
    Refirió que con motivo de las fiestas patrias hubo personas que hicieron gastos imprevistos e innecesarios, confiados en que para diciembre les entregarán su aguinaldo. “No tomaron en cuenta que hasta fin de año faltan tres meses, tiempo durante el cual se verán obligados a pagar intereses. Cuando reciban el aguinaldo, deberán cubrir lo que les resta de deuda (más los intereses), pero como no tendrán dinero para comprar regalos, van a hacer uso de la tarjeta de crédito” y así sucesivamente. En resumen, estarán endeudados el resto del año y parte del siguiente, para sumergirse en un pequeño círculo vicioso.