Un centro incluyente

    434

    Incluir, más allá de sólo integrar, es el propósito de las estrategias que ha implementado el Centro Universitario de los Valles (CUValles) para convertirse en un campus incluyente. La más reciente de ellas es la capacitación sobre el tema de inclusión, que a partir de este mes estarán recibiendo trabajadores académicos y administrativos del centro.

    La capacitación se dará a través de un Diplomado en cultura de la discapacidad, que tendrá por objetivo formar y desarrollar competencias en el personal para poder brindar servicios de equidad, explicó Víctor Manuel Castillo Girón, secretario académico del CUValles.

    En el diplomado, que iniciará de manera presencial y concluirá en la modalidad de en línea, se revisarán temas como el sistema braille, el lenguaje de señas, educación incluyente, buen trato y protocolo, entre otros.

    De acuerdo con Castillo Girón, cada uno de los asistentes al diplomado deberá diseñar una estrategia de inclusión para el campus, aplicando lo aprendido en el programa, de manera que estos proyectos sirvan para generar un plan maestro que conduzca las acciones del CUValles en este rubro.

    Con este programa educativo, el CUValles buscará una certificación por parte de la Secretaría de Educación que acredite la prestación de servicios incluyentes dentro del plantel.

    Además de la capacitación, el Centro Universitario ha realizado otras acciones de mejoras en la infraestructura, como rampas e instalación de placas en sistema braille, y la adquisición de material educativo especializado.

    El curso tendrá una duración aproximada de dos meses, con tres sesiones semanales de ocho horas.
       
    Los antecedentes
    Desde hace dos años, el CUValles inició con un programa que se denominó “Universidad Incluyente y Tolerante”, el cual partió de detectar a los alumnos del plantel que contaban con una discapacidad, ya sea motriz, auditiva, visual o sensorial.

    En ese tiempo el total fue de 15 alumnos con discapacidad, sin embargo a decir del Secretario Académico, esta cifra ha aumentado luego de que iniciaron la aplicación de un instrumento para identificar alumnos con discapacidad durante los cursos de inducción a inicio de cada semestre.

    “Nos propusimos generar un proyecto para generar las condiciones necesarias para que el proceso de aprendizaje y la generación de nuevos conocimientos se dieran desde una perspectiva de igualdad, de equidad. E hicimos una propuesta centrada en cuatro grandes dimensiones: accesibilidad, sensibilidad, acompañamiento y gestión, y valores en la diversidad”.