Tlaquepaque ya tiene su Atlas de riesgos naturales

    904

    El Atlas de riesgos naturales de Tlaquepaque está listo. Ahora son las autoridades quienes deben tomar las medidas adecuadas para prever o evitar inundaciones, deslizamientos, hundimientos y medir la vulnerabilidad de la población ante el peligro de cualquier contingencia.
    El geógrafo de la Universidad de Guadalajara, Luis Valdivia Ornelas, junto con los investigadores María del Rocío Castillo Aja y Antonio González Salazar, encabezaron el equipo que durante dos años elaboró el estudio, mismo que permitirá conocer el perfil de la población en riesgo.
    “Lo importante es que podrán efectuar acciones de prevención más específicas, ya que la investigación posibilita identificar por manzanas cuánta gente está en peligro, dónde y cuáles son sus características. Esto ayudará a resolver en menor tiempo y con mayor eficacia alguna eventualidad”.

    Riesgos en Tlaquepaque
    Valdivia Ornelas explica que Tlaquepaque está dividida en dos zonas principales: el valle de Atemajac, con la cabecera municipal y otras colonias bastante pobladas, como San Martín, y otra zona escindida por algunos cerros volcánicos, como el Cuatro, Gachupín, Santa María y amplias áreas que confluyen en la cuenca de Toluquilla, cerca del aeropuerto.
    “En Toluquilla están los sitios de mayor riesgo natural, ahora en aumento por la aparición de nuevos proyectos de urbanización y fraccionamientos”.
    Es una zona con problemas naturales de desagí¼e, por ser un área baja que se inunda con facilidad. “Los arroyos son temporales y torrenciales. Fueron modificados para servicio de la agricultura, y ahora por los urbanizadores, para la construcción. El sitio ya no responde a las condiciones originales”.
    “Por ser la zona más baja de Tlaquepaque, confluyen todos los escurrimientos provenientes de Tlajomulco, Zapopan y Guadalajara. Ahí está creándose un nudo peligroso”.
    —¿Construir ahí es un riesgo para la población?
    —En la mayor parte de los casos, sí. Lo que pasa es que están haciendo edificaciones en zonas de antiguos bordos marginales de presas, otras cercanas a cauces y también en zonas próximas a canales, como en Las pintas, que fue construida para llevar agua a Guadalajara.

    Problema generalizado
    De acuerdo con Valdivia Ornelas, el problema en Tlaquepaque es similar al que existe en toda la zona conurbada de Guadalajara, donde “nunca hubo un manejo de cuencas hidrológicas: todo fue urbanizado sin respetar el medio natural, por lo que ahora el problema nos ha rebasado”.
    Esperan que la información actualizada de este documento no sea empleada solo de relleno, sino que sirva al gobierno de Tlaquepaque para ser utilizada en los planes parciales de desarrollo.