Semillero de patentes

    319

    Un equipo multidisciplinario de investigadores del Centro Universitario de la Ciénega (CUCiénega) desarrolló un electrocardiógrafo portátil que almacena y envía los resultados de un electrocardiograma en tiempo real a cualquier dispositivo vía internet.

    El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), en noviembre de 2015, entregó el título de patente No. 337007 por el “Sistema para monitoreo y registro de las doce derivaciones cardiacas con una pc” a la Universidad de Guadalajara, con vigencia de 20 años. Ésta fue concedida a los profesores del Laboratorio de Biofísica del CUCiénega: María Elvia Edith Alanís Pérez, Mario Eduardo Cano González, Ernesto Édgar Mazón Valadez, Eri Atahualpa Mena Barbosa, Esteban Mauricio Tavares Herrera y Juan Carlos Estrada Gutiérrez.

    El aparato está formado por cuatro multiplexores, doce electrodos que se conectan al paciente, un selector de derivaciones cardiacas —impulsos eléctricos del corazón—, un amplificador y filtro de las derivaciones, y una computadora en la que se almacenan y envían los datos de manera alámbrica o inalámbrica a otra computadora, página web o a cualquier parte del mundo.

    Juan Carlos Estrada Gutiérrez, encargado del área biomédica del Laboratorio de Biofísica, explica que esta invención facilita al médico monitorear el electrocardiograma de un paciente en tiempo real de manera remota, además de que puede aislar o amplificar una de las derivaciones cardiacas.

    “El selector de derivaciones hace que por medio de una señal enviada alámbrica o inalámbricamente aisle una de las derivaciones, o cambiarlas para ver las doce detenidamente”,  finalizó Estrada Gutiérrez.

    El IMPI otorgó la patente de este aparato a la UdeG debido a que, a diferencia de un electrocardiógrafo convencional, éste cuenta con un selector de derivaciones y el conjunto de medios de transmisión. Aunque la solicitud de patente fue presentada ante la instancia correspondiente en junio de 2012, la resolución se concretó hasta el año pasado, debido a las investigaciones que deben de hacerse para nombrar inventor a alguien.

    El Laboratorio de Biofísica trabaja actualmente en el desarrollo de aparatos para la telemetría y el telecuidado, es decir el monitoreo y cuidado profesional desde casa, para que sin salir se pueda tratar a pacientes.

    Además de este electrocardiógrafo en el Laboratorio de Biofísica se han creado dos productos más reconocidos por el IMPI con patente, y diez más están en proceso de revisión; cuatro en la Coordinación de Investigación y Posgrado de la UdeG y seis más ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. 

    Equipo soldador inalámbrico

    Otros investigadores que trabajan en el Laboratorio de Biofísica desarrollaron un “Equipo para soldar que emplea un cautín de inducción magnética autorregulable, alimentado por una fuente de radiofrecuencia de bajo voltaje”, registrado ante el IMPI con el No. 330235 desde octubre de 2012, pero que fue otorgada hasta enero de 2015 a nombre de la Ude. Los inventores de este producto son: Mario Eduardo Cano González, Ernesto Édgar Mazón Valadez, Alfonso Hernández Sámano y Cuauhtémoc Mazón Valadez.

    El aparato para soldar funciona por medio de una fuente de radiofrecuencia que se encarga de alimentar al cautín de inducción magnética autorregulable, y una fuente de tensión que suministrar energía eléctrica. Por medio de una perilla se puede regular la temperatura, esto para evitar quemar las piezas que se soldan.

    Ernesto Édgar Mazón Valadez, investigador del CUCiénega, aclaró que este sistema no se encuentra en el mercado, ya que la pluma o cautín con la que se suelda no tiene ninguna pieza electrónica, que constituye un gran avance para unir componentes pequeños sin dañarlos por el exceso de temperatura o la energía generada por el aparato al estar conectado a la corriente eléctrica.

    “Con los cutines comerciales teníamos problemas, porque no tienen las puntas aisladas y tampoco se podía regular la temperatura, ambas cosas nos quemaban los circuitos. La ventaja del sistema que desarrollamos es que está totalmente aislado y no estorba el cable para hacer soldaduras muy precisas”, subrayó Mazón Valadez.