Sala on-line a un clic

399

La industria de la información somos todos. Individuos y organizaciones generan a diario datos que se manipulan y almacenan de forma impresa y electrónica en computadoras, servidores, etcétera. Sin embargo no todo queda registrado.
La sociedad se mantiene inmersa en datos, a causa del bombardeo constante de la televisión, la radio, internet, medios impresos y los celulares.
A causa de este fenómeno está en boga solicitar información de las organizaciones, las que están obligadas a otorgarnos datos, detallar sus procesos, ya sea administrativos, financieros, de producción y laborales. Hablo de la famosa Ley de transparencia.
En este tenor, las dependencias gubernamentales muestran a las personas datos precisos del desarrollo de sus actividades, y las áreas que deben prepararse para contestar las solicitudes son las de prensa, y para éstas internet es el mejor camino para cumplir con la tarea.
Cada vez más los medios de comunicación buscan las oficinas de prensa virtuales para proveerse de datos. Así lo manifiestan los estudios realizados por diferentes empresas de la tecnología. El 91 por ciento de los periodistas tiene acceso a internet (Cisco System y Kaagan Research & Associates). El 70 dispone de una dirección de correo profesional (Cisco System y Kaagan Research & Associates). Tres de cada cuatro visitan internet cada día para recoger noticias (Middleberg & Associates). Gastan un promedio de 13.4 horas on-line por semana (Middleberg & Associates). Internet es la segunda fuente más importante para encontrar proveedores de noticias (Journalists Turn to Net).
Un estudio de la Universidad de Connecticut arroja que el 80 por ciento de los periodistas consulta blogs para contrastar y recabar información, identificar fuentes y ampliar contenidos.
Ante estas cifras, las áreas de prensa deben dejar el método tradicional de distribuir datos. Este método lineal supone un mayor control de los mensajes informativos por medio de notas de prensa, salas de prensa no interactivas, páginas web sin canales directos de conversación (blogs, foros, chats, etcétera), pero deja ir a sus consumidores a donde haya una sala de prensa on-line que planifica sus estrategias de comunicación y hace coherentes los datos afirmados, lleva un seguimiento de sus apariciones en medios, graba en audio y video, tiene motores de búsqueda eficaces y hay interactividad entre organización y empleados para disponer de respuestas al instante.
Con las nuevas tecnologías ha llegado el momento de la interactividad, en la que reporteros, periodistas y las propias empresas se reúnen para contrastar la información “oficial” y compartir datos y experiencias. Entonces es obligatorio para las salas de prensa virtuales estar bien alineadas con la tecnología, para proveer información coherente y actualizada, además de establecer una comunicación personal y directa con sus consumidores.

Artículo anteriorAlfonso Martínez
Artículo siguienteSobre artículo publicado