Ricardo Villanueva Lomelí

692

El CUTonalá es baluarte en dos políticas institucionales de esta institución: la creación de nueva oferta académica y el Programa Universitario Integral de Transición Energética.

Villanueva Lomelí indicó que se han enfocado en generar nuevas carreras acordes con la demanda del mercado laboral del siglo XXI. Los nuevos programas creados en 2017 son la licenciatura en Ciencias Forenses y el doctorado en Derechos Humanos.

“El gran reto de este centro, además de los 6 mil 164 estudiantes, son los 9 mil o 10 mil espacios que vamos a crear y lo que les vamos a enseñar. Si siguiéramos la inercia, creceríamos con ofertas tradicionales, pero la apuesta es por las nuevas ofertas educativas. Por eso estamos saliendo a las preparatorias a fortalecer la orientación vocacional, e invitar a estudiar nuevas carreras que son demandadas por los indicadores del mercado”.

Con esta estrategia, por ejemplo, casi se ha logrado equilibrar el número de los aspirantes a Ciencias Forenses con los de Abogado: para el próximo calendario, hay 285 aspirantes a forenses y 306 a derecho.

Este centro cuenta con 6 mil 164 estudiantes en 14 licenciaturas y siete posgrados. Villanueva Lomelí informó que en el último año se incrementó la matrícula en 10 por ciento, y se acreditaron cinco carreras con el máximo nivel; además de que las licenciaturas en Administración de Negocios y de Abogado se incorporaron al Padrón de Excelencia EGEL–Ceneval.

Además, el CUTonalá cuenta con nueva infraestructura con visión sustentable, pues genera 90 por ciento de la energía que consume: huerto solar, electrolinera y quiosco fotovoltaico.

Implementaron la Red de Separación de Residuos y se sumaron al Programa de Cumplimiento Ambiental Voluntario (PCAV), con la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), en el manejo de residuos, reciclaje, ahorro de energía y agua, entre otras, para lograr la certificación ambiental.