Respaldo legal para los adultos mayores de Jalisco

    443

    En Jalisco, las personas de 60 años y más están respaldadas por una ley que obliga a la familia a brindarles protección, atención y bienestar. A pesar de ser una ley integral, la sociedad la desconoce, por lo que los adultos mayores continúan siendo el sector más desprotegido de la población y el número de ancianos continúa creciendo.
    La investigadora en gerontología, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), Elba Arias Merino, informó que después de que la ley se decretó en algunos estados de la república mexicana, como en el Distrito Federal, en 2006 se decretó la Ley de Desarrollo, Protección, Integración Social y Económica del Adulto Mayor del Estado de Jalisco. Para la investigadora, esta ley contribuye a cuidar los derechos y el bienestar de este sector de la población. “Esta ley es muy importante. Nos da una base para continuar con esta relación que tradicionalmente se da en México, de que los adultos mayores vivan en nuestros hogares”. En el tercer capítulo de la ley están establecidas las responsabilidades de la familia en cuanto a atención y apoyo de los adultos mayores. Entre otras obligaciones, la familia del adulto mayor debe ser responsable de otorgar los alimentos, fomentar la convivencia familiar cotidiana, promover los valores y necesidades afectivas de protección y apoyo. Además, la familia deberá evitar actos de discriminación, de violencia o abuso.
    Felipe de Jesús Garibay Valle, investigador de la División de Estudios Jurídicos, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, dijo que la cantidad económica que los familiares estén obligados a entregar al adulto mayor, debe ser proporcional a las necesidades del adulto y a la cantidad que gana el obligado.
    En caso de no cumplir con sus obligaciones, la familia o parientes del adulto mayor pueden ser acreedores a una sanción que va de los 30 a 180 salarios mínimos vigentes o arresto administrativo hasta por 36 horas. Dos de los objetivos específicos de este ordenamiento son reconocer los derechos de los adultos mayores y los medios para su ejercicio, así como promover acciones de salud, recreación, participación socioeconómica, con el fin de lograr una mejor calidad de vida en los adultos mayores.

    Artículo anteriorJorge Volpi
    Artículo siguienteQue no viaje solo (VI)