Reflexiones rumbo al 2006

    619

    Hoy que se acercan tiempos electorales, debemos efectuar un balance minucioso de la situación del país y formarnos un panorama de lo que ha acontecido en estos cinco años, de manera que nos ayude a elegir a la persona adecuada para darle nuestro voto.
    Es del conocimiento público que todos los candidatos en busca de un cargo político, mientras están campaña dicen tener la solución a los problemas que aquejan a la nación, pero una vez que resultan electos olvidan sus promesas.
    Por ello debemos ser muy cautos y críticos, a fin de escoger al menos peor de quienes pretenden ocupar un puesto de elección popular. Sabemos de las grandes cantidades de dinero que gastan los políticos en sus campañas, fabricadas y dirigidas por enormes agencias de publicidad, cuyos servicios tampoco salen baratos.
    Las campañas se enfocan a la creación de una imagen ideal para el candidato. Su objetivo es hacernos creer que la persona en cuestión terminará de tajo con la crisis y los problemas que nos aquejan, tales como la inseguridad, el narcotráfico, el bajo poder adquisitivo y la deplorable calidad de los servicios de salud pública.
    Debemos, pues, reflexionar con sumo cuidado a la hora de decidir por quién votaremos en los próximos comicios, para que después no nos estemos lamentando, tal y como sucedió con el famoso cambio por el que apostamos y al final nunca vimos, aun cuando quieran hacernos creer, mediante una hostigosa campaña televisiva, que el cambio sí nos ha beneficiado, cosa poco creíble.
    Hoy los ricos son más ricos y los pobres, más pobres. El tan mentado cambio funcionó, pero solo para algunos (al menos para las clases más pudientes el cambio sí fue positivo).
    La mercadotecnia tiene tanto impacto, que sus creadores nos pueden vender lo que quieran, con solo proponérselo. Es posible vender desde un producto chatarra hasta un candidato. Como muestra basta un botón: el señor de las botas es un claro ejemplo de este impacto.
    Atención. Antes de emitir tu voto, piénsalo bien. No siempre cumplen lo que ofrecen. No dejes que te vendan lo que ellos quieran. Después no se valen lamentos.

    *Secretario de fomento deportivo,
    raulruvalcaba@sutudeg.org,
    rurh_13@hotmail.com.