Rector General pide legalización de marihuana y evitar criminalización

223

Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, Rector General de la Universidad de Guadalajara, afirmó este jueves que debe abrirse el paso a la despenalización y legalización regulada de la marihuana, a fin de que los consumidores no sean tratados como delincuentes.



“No se trata de promover el uso de la marihuana, de hecho, las universidades deben formar conciencia permanente contra cualquier tipo de adicción tanto de sustancias lícitas como ilícitas; se trata de decir no a que jóvenes o adultos que, de manera regular o esporádica, consumen cannabis, sean tratados como delincuentes”, subrayó Bravo Padilla durante su intervención en las conclusiones del Debate Nacional sobre el Uso de la Marihuana, organizado por el Gobierno Federal.
 


Dijo que esta despenalización regulada no es para que el consumo se extienda, sino para que, mediante una estrategia de regulación, se canalicen recursos institucionales para su prevención y tratamiento, dando prioridad a la salud pública y a los derechos humanos; no para poner en manos de los adolescentes más droga, sino para que con una adecuada regulación se evite que llegue a ellos.



“Las universidades y sus autoridades no queremos más consumo; debemos centrarnos en la formación de individuos responsables y libres a través de la educación sin prejuicios, científica y que atienda el desarrollo armónico de todas las facultades del ser humano, tal como lo sustenta el artículo tercero de nuestra Carta Magna”, resaltó.
 


Consideró urgente la transformación de las políticas prohibicionistas, pero la legalización regulada por sí sola “no será la panacea para resolver los múltiples problemas asociados con el consumo de marihuana. A la par deben generarse políticas públicas integrales que permitan aliviar el problema”, matizó.
 


Refirió que México pasó de ser un país eminentemente de paso, a un país de tránsito, producción y consumo, con lo que el problema adquirió una importante dimensión social y lo más alarmante es la escalada de violencia y la afectación del tejido social que ha producido la estrategia para el combate a las drogas en nuestro país.
 


“La prohibición no ha sido acompañada de mecanismos adecuados para revertir los niveles de corrupción e impunidad en el sistema financiero y de impartición de justicia. El sistema de justicia ha llevado al encarcelamiento a miles de consumidores y portadores de pequeñas dosis, haciéndolos acreedores a penas que deberían reservarse para faltas mayores”, sostuvo.
 


El Rector General dijo que en el plano internacional, la estrategia sobre el tratamiento de las drogas ha mostrado cambios significativos y puso como ejemplo a los 23 estados de la Unión Americana que han aprobado su uso medicinal, y a países de América Latina como Chile, Colombia, Jamaica, Guatemala, Argentina y Uruguay que han dado pasos importantes en la regulación del cultivo y consumo de la cannabis.
 


Afirmó, por último, que la responsabilidad y la contribución específica de las universidades al planteamiento correcto del problema y su solución, debe ser de total información a la sociedad y de formación integral de los jóvenes, además de aportar investigación científica respecto de los efectos y consecuencias del uso de la planta.