Problema estudiantil

    527

    Me dirijo a usted para brindarle un cordial saludo y para solicitar su apoyo por las arbitrariedades y abuso de autoridad que he recibido durante mi estancia estudiantil.
    El suceso se presentó a partir de agosto del año 2007, cuando realicé trámites para la carrera de licenciatura en Artes Visuales para la expresión plástica. Aprobé el examen de admisión y no fui admitida; busqué el apoyo por parte de la escuela, dirigiéndome con el maestro Rodríguez ívila Mónico, quien al conocer mi situación, no sólo se negó a solucionar el problema, sino que también recibí un trato prepotente y grosero, por lo que decidí acudir con los directivos del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), quienes agraciadamente solucionaron el problema, dando instrucciones de ser admitida.
    Desgraciadamente el maestro Rodríguez ívila fue quien recibió la orden, sintiéndose agredido y ofendido, según sus comentarios, no fue tomada en cuenta su decisión. Aparentemente el problema se solucionó, pero volvió a resurgir a partir de que me fue asignado como maestro de la materia Propiedad Intelectual I,  donde desde que se percató de mi presencia, no tomaba en cuenta mi participación y jamás respondía a mis preguntas,  ignorándome totalmente.
    En el primer examen verbal realizó la misma pregunta al grupo, haciendo conmigo una excepción a un tema no visto, sin embargo contesté la pregunta grupal y me reprobó; asi mismo en el examen final permitió que el grupo se calificara por lo que la gran mayoría fue beneficiada por autocorrección. Sin embargo, mi situación no fue favorable ya que obtuve como calificación final 48, aun con el déficit del grupo aprobó a la mayoría, haciendo conmigo una excepción.
     Este problema desfavoreció a mi buen promedió que obtuve en este semestre, ya que excluyendo esta calificación tengo un promedio general de 95.5.
    Por lo que acudí al Control Escolar de la escuela, donde fue enviado al Consejo Universitario, donde se comentó que el examen estaba mal elaborado; sin embargo, no recibí respuesta por parte de la escuela, por lo que envié escrito al rector del CUAAD y a Rectoría general, donde esta última instancia envió  un escrito a mi Centro Universitario para que esta calificación sea anulada, pero el CUAAD lo rechazó.
    Así pues, solicito su apoyo para dar difusión a mi problema y que no se repita con más alumnos, ya que no es la primera vez que por parte de este maestro hay arbitrariedades y abuso de poder, esperando que bajo este medio se pueda lograr una solución.