Presupuesto universitario y cobertura educativa

395

Un tema que sin lugar a dudas interesa a la comunidad universitaria, autoridades gubernamentales y en especial a aquellas personas que buscan tener acceso a alguno de los 197 programas de licenciatura y siete de técnico superior universitario que ofrece la Universidad de Guadalajara, es el de la cobertura.

Me refiero al porcentaje de admisión en nuestra Alma mater con relación a la demanda total de estudiantes egresados del nivel medio superior, quienes buscan continuar con sus estudios universitarios.

Como sabemos, en los últimos años la Universidad de Guadalajara ha enfrentado una situación complicada con respecto a la obtención de un mayor presupuesto, proveniente del subsidio ordinario, para continuar con el desarrollo y expansión de sus tareas más importantes, como la extensión y difusión de la cultura, la investigación científica y, de manera prioritaria, la cobertura educativa en los niveles superior y medio superior.

A pesar de esta situación, nuestra casa de estudio ha demostrado su compromiso y capacidad para seguir trabajando para ofrecer más y mejores oportunidades a los jaliscienses que buscan un espacio de superación y desarrollo a través de la educación.

Recordemos que la Universidad de Guadalajara ocupa el segundo lugar dentro de las universidades más importantes y de mayor prestigio del país, sólo por debajo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la cual recibe la mayor cantidad de solicitudes para el nivel superior, seguida de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y en tercer lugar nuestra casa de estudio.

A pesar de esta cobertura, el aumento presupuestal que ha tenido la UdeG, en comparación con la UNAM y la UAM, sorprende, pues en los últimos cinco años nuestra casa de estudio ha visto incrementar su presupuesto en un 24 por ciento (tomando el 2008 como año base), mientras que para la UAM el aumento ha sido de un 30 por ciento y para la UNAM, de 74 por ciento, lo que significa que la universidad nacional recibe anualmente el triple del presupuesto que nuestra casa de estudio.

Más allá de lo anecdótico, es importante ir a los datos para entender lo que significan las diferencias presupuestales en relación a la cifra de estudiantes admitidos.

Como mencioné, la UNAM cuenta con una demanda de solicitudes que asciende a más de 200 mil aspirantes por año. Sin embargo, el porcentaje de admisión muestra que sólo alcanza a cubrir aproximadamente el 19 por ciento del total de la demanda anual, incluyendo a los aspirantes de pase reglamentado, es decir, aquellos que provienen de sus dos sistemas de bachillerato.

En lo que respecta a la UAM, su demanda se ubica en alrededor de 90 mil aspirantes al año, de los cuales sólo el 13 por ciento ve concretada la oportunidad de continuar sus estudios superiores en esa institución.

Para el caso de la Universidad de Guadalajara, cada año hacen trámites de primer ingreso al nivel superior más de 70 mil aspirantes, de los cuales, es importante recalcar, logran ingresar alrededor del 43 por ciento. Es decir, casi la mitad de los estudiantes provenientes del nivel medio superior que buscan continuar con sus estudios de licenciatura logran ingresar a la Universidad de Guadalajara. Lo que en números representa un porcentaje de admisión mayor a las dos universidades que se toman para hacer la comparación.

Lo anteriormente expuesto no tiene de ninguna manera la intención de demeritar la labor de otras universidades públicas del país, sino dejar de manifiesto el compromiso de nuestra Casa de Estudios con el incremento paulatino de la matrícula, lo que por sí solo explicaría la exigencia de incremento presupuestal, aún sin mencionar el importante papel que juega en la investigación científica y difusión cultural.

En la medida en que el presupuesto aumente, se incrementará el número de espacios disponibles para que cada vez más estudiantes puedan continuar con su educación superior y por lo tanto, aspirar a mejores oportunidades de trabajo que conlleven una mejor calidad de vida para ellos y sus familias.

No olvidemos que dentro de la misión de la Universidad de Guadalajara se encuentra honrar los principios de justicia social, convivencia democrática y prosperidad colectiva, por lo que la unión de la comunidad universitaria tiene una razón de ser clara y objetiva: seguir trabajando y preparándose para enfrentar las exigencias académicas y laborales que demanda el progreso de Jalisco y del país en general.